+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Memorial al Cardenal Tonti (III)

Memorial al Cardenal Tonti (III)

“Ministerio en verdad MUY DIGNO, muy noble, muy meritorio, muy beneficioso, muy útil, muy necesario, muy enraizado en nuestra naturaleza, muy conforme a razón, muy de agradecer, muy agradable y muy glorioso.” (MCT)

Calasanz en esta parte de la defensa del ministerio educativo utiliza unos aumentativos que describen las claves, no solo de la educación cuanto del educador. Y esta es una clave bien importante: la educación, al final, depende del educador. El peor sistema educativo puede dar excelentes resultados con buenos educadores, pero también el mejor sistema educativo fracasa con unos educadores mediocres. De ahí, deberíamos concluir que, la formación, consideración, gratificación y trato a los educadores deberían estar exquisitamente cuidados por los gobiernos, y sería mucho mejor que lo fueran por los estados. Un indicador de calidad de un sistema educativo no son los resultados comparados con otros países, sino el trato que se da a los educadores, y en muchas ocasiones correlacionan. Y ciertamente, en una sociedad, ¿a quién se trata mejor?, a los que se les considera más dignos: jueces, médicos, arquitectos, grandes empresarios, banqueros, artistas y deportistas famosos… Pues según sea la dignidad que se le da a alguien, así se le valora. De esta manera el santo viejo busca presentar el ministerio educativo como el ejercicio de un oficio elevado, sublime, por ser la base de las sociedades modernas (y lo dice iniciando el siglo XVII). Y lo describe con estos aumentativos que en alguna ocasión se tradujeron por superlativos (dignísimo, nobilísimo, meritísimo…) y que los iremos comentando.

“MUY DIGNO, por girar en torno a la salvación, conjuntamente, del alma y del cuerpo.” (MCT)

Lo digno es lo que es merecedor de respeto y estima. Y para san José de Calasanz el ministerio de la educación debería ser muy respetado y estimado.

Pero aquí se está poniendo en valor la educación para todos y, en concreto, para los pobres, los que no tienen recursos, para los que se les ha privado de una vida digna. Una escuela es un lugar ‘dignificador’ de las personas. Cuando Calasanz apunta a la dignidad de la educación está señalando los efectos que provoca en el ser humano, pues despojándolo de todo juicio o disfraz, lo descubre como hijo de Dios y, por tanto, como un ser con toda la dignidad posible.

Educar es evidenciar lo que somos, apartándonos de una práctica presente en todas las épocas que tiende a dividir y clasificar a los seres humanos por sus recursos, lugar de nacimiento, color de piel, creencias, relaciones, etc.

Educar es considerar, poner en valor la igual dignidad de todos y presentar procesos para que esta esencia humana crezca y se acredite.

Educar es la acción más respetable que puede realizar un hombre con otro, pues no solo lo hermana, sino que lo mejora.

Educar es participar de la misma acción de Dios, por eso dignifica al que la propone y al que la recibe y responde al primer mandato que Dios da al ser humano tras su creación: ‘creced y multiplicaos’.

La educación para Calasanz no es digna porque enseñe o forme a la persona, eso también lo hacen otro tipo de disciplinas no educativas, sino porque salva o participa del proceso de salvación de la persona. La salvación no es un concepto únicamente religioso, sino que es la aspiración más elevada, sublime y profunda de cualquier ser humano. Un niño se salva cuando vive equilibradamente su infancia; un adolescente se salva cuando integra armónicamente sus cambios; un joven se salva cuando es capaz de desplegar toda la riqueza para la que ha sido creado. Por eso la educación gira ‘en torno a la salvación’, sabiendo que afecta a la globalidad de la persona, a su cuerpo y a su alma. Ambas realidades que han de ser educadas (descubiertas y desarrolladas) por las letras (cultura) y la piedad (fe). La medicina cura personas, la educación, las salva. Si es digno curar personas, el ministerio educativo es ‘muy digno’.

Pero la dignidad ni se da ni se quita, se tiene. Y ahí reside el problema, en que lo digno corrompido es una tragedia. Un educador es digno en sí mismo, y si no es considerado digno es porque no es un educador. Podrán respetarlo más o menos, se le valorará o no, será considerado o despreciado, pero si es educador, no pierde en nada su dignidad, al contrario, la evidencia. Pero si se corrompe a sí mismo por ideología, por intereses particulares bastardos o por dinero, se convierte en el mayor de los males, la más nefasta de las realidades porque se traiciona a sí mismo, a sus estudiantes y a la sociedad a la que debería servir y mejorar. Decían los latinos ‘corruptio optimi, pessima’ (la corrupción de lo óptimo es la peor). Y una manera muy sutil de corromper la educación es fragmentar la realidad humana: por un lado, la inteligencia, por otra la biología, por otra lo espiritual, por otra lo psicológico y lo emocional. Fragmentar al hombre o negarle alguna de estas dimensiones en educación es la mejor de las manipulaciones que puede realizar un estado. Por eso la intuición de Calasanz es tan actual, porque la dignidad está en el ‘conjuntamente’, en abordar a la persona en su globalidad, ¿qué ciencia, disciplina o saber es capaz de acercarse a la persona en su totalidad? Solo la educación; y los que desean corromperla por intereses, lo que intentarán siempre es dividir, desmembrar para intentar producir una creatura que responda a los intereses de cada época. Y curiosamente, cada época, hipervalora una dimensión distinta.

Dignificar la educación es presentar al hombre lo que realmente es, desarrollar la más sublime de las antropologías que se reconoce en la persona de Jesucristo, ‘Cristo manifiesta el hombre al propio hombre’ (GS 22). Y esto último, tampoco ha de ser tomado como un apunte religioso, aunque para Calasanz sí lo fuera, porque detrás de cada sistema educativo hay un modelo de hombre y la única manera honesta de no manipular, es presentar el modelo más completo de ser humano o, al menos, el que genera un mayor bien para uno mismo y para los demás. Reto a cualquiera a que presente un modelo de hombre más completo, integrador y generador de vida y convivencia que Jesús de Nazaret. Pongan a su lado el boceto antropológico que subyace a los sistemas educativos actuales, y se darán cuenta que, educar desde este referente es evidenciar la mayor dignidad de cualquier persona. Y entregar la vida a conseguirlo, lo más digno.

Visto así, sin duda, el ministerio educativo es muy digno.

P. Carles Such Sch. P.

CARLES SUCH

CARLES SUCH

Religioso

Sacerdote escolapio entregado a la vida y acompañando la de niños y jóvenes para vivir con pasión. Perú es su lugar actual. España su cuna. El corazón humano su universo y Cristo, Calasanz y el evangelio su horizonte.

«L’Evangile de Calasanz»

«L’Evangile de Calasanz»

Suivant des experts en langue biblique néotestamentaire, le terme évangile, transcrit du grec ‘ευαγγέλιοv’, signifie « La Bonne Nouvelle ». Chez saint Marc, il signifie une narration assortie de témoignage de la vie, la mort et la résurrection de notre Seigneur Jésus-Christ (Mc 1,1). Saint Jean, pour sa part, exprime clairement que l’objectif d’un évangile est de nous conduire à la foi qui donne vie (Jn 20, 31).

Parler d’évangile de Calasanz, entend mettre en exergue la dynamique d’une vie dont le témoignage continue de se répandre dans diverses parties du monde, et invite l’homme à la foi en Dieu. Le contenu de la vie de Calasanz, comme un livre ouvert, constitue en effet son évangile. D’une enfance pieusement encadrée, nous voyons un jeune homme soucieux de servir Dieu ; puis, un pasteur ambitieux, et un homme hardiment engagé sur le chemin de sainteté –au prix de grandes souffrances- au cœur même de Dieu. Ses biographies disent bien cet évangile d’une vie pleine de sens, l’expérience d’un homme qui comme un Saint Paul au soir de sa vie reste confiant d’avoir « combattu jusqu’au bout le bon combat» (2 Tm 4, 7), et a reçu la récompense promise de son Seigneur. Parler de l’évangile de Calasanz, nous invite simplement à méditer sur sa vie, sa mort, et sa naissance au ciel, dont la ‘bonne nouvelle’ est d’abord entendue de la bouche d’un enfant. Ceci, pour découvrir davantage la vie de cet homme dont les pas ont porté la bonne nouvelle du salut par l’éducation aux enfants pauvres. Revisiter la vie de Calasanz comme un évangile, peut aussi réchauffer les motivations authentiques attiédies par l’usure du temps.

Par ailleurs, les plus dures épreuves de sa vie, constituent aussi une bonne nouvelle ; car on peut y redécouvrir l’assurance de la constante disponibilité de la grâce divine. L’itinéraire de cet homme de Peralta, mort à Rome comme un Paul, laisse voir des traces d’une vie de foi animée d’espérance et de charité.

Encore, comme saint Paul, Calasanz est détourné d’un projet purement humain pour être inscrit dans le riche projet de Dieu, en se donnant aux enfants pauvres. Ce don total de lui-même, par amour pour son prochain est également la ‘bonne nouvelle’ que toute l’Église reçoit.

 P. Adalbert Fouda Sch. P.

ADALBERT FOUDA

ADALBERT FOUDA

Piariste

Né à Yaoundé. Religieux et prêtre piariste. Exerce actuellement son ministère à Libreville comme enseignant de mathématiques et religion au Collège Calasanz; et vicaire de la Paroisse. L’enfant c’est ma passion!  

Pobres de la Madre de Dios

Pobres de la Madre de Dios

Las expresiones calasancias del epistolario sobre María se sitúan, aparentemente, en el continuo devocional que la contempla como la “patrona”, la “protectora”, e incluso la “fundadora y dueña” de sus Escuelas Pías. No obstante, es posible atisbar una línea alternativa de pensamiento mariano que Calasanz nos entrega de modo conciso y concentrado en otros escritos en los que subraya la centralidad y relevancia que concede a María en el conjunto de su obra.

La Corona de las Doce Estrellas, formulada para la práctica de la Oración Continua, presenta a María como mujer-en-relación, asociada de un modo singular y privilegiado con cada una de las personas de la Trinidad. La filiación que la une al Padre, la maternidad y el discipulado vinculadas al Hijo, y la plenitud concedida por el Espíritu Santo ofrecen las claves esenciales de la identidad cristiana, que Calasanz proyecta a partir de la experiencia de María. De este modo la propone como paradigma de la vocación del escolapio.

Tal vez por ello, en el Proemio de las Constituciones sitúa a María como eje a partir del que acoger la palabra y el deseo de Jesús en la única cita evangélica de todo el texto (Mt 25,40). Al mismo tiempo, indica con sus actitudes cómo ejercer un servicio educativo que, rebasando lo instruccional, se comprende como cuidado integral de los más pequeños y necesitados:

“Porque somos auténticos Pobres de la Madre de Dios en ninguna circunstancia menospreciaremos a los niños pobres sino que con tenaz paciencia y caridad nos empeñaremos en dotarlos de toda cualidad, impulsados principalmente por la palabra del Señor: Lo que hicisteis a uno de estos más pequeños, conmigo lo hicisteis” [Co 4].

Más allá de lo devocional encontramos a María como modelo en el ejercicio y en el despliegue del proyecto de vida y misión de las Escuelas Pías. Ella impulsa decididamente nuestro seguimiento de Jesús en el esfuerzo por hacer realidad su deseo de vida para todos (Jn 10,10).

P. Ángel Ayala Guijarro Sch. P.

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

Escolapio

Licenciado en Filosofía y Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), actualmente se encuentra en Roma, finalizando su Tesis Doctoral.

Escolapios inspirando vida. Sobre la película “Soul”

Escolapios inspirando vida. Sobre la película “Soul”

Soul, sin lugar a dudas, es una cinta que nos interpela en torno al significado de la vida; y en esta época de pandemia el repensar la vida nos lleva a valorar cada instante que en ella pasamos. No conforme con lo fuerte de este primer cuestionamiento la película nos lleva, como personas con alma escolapia, a repensarnos en nuestra labor delante de todos aquellos que tenemos a nuestro cargo. Quizá nos podría pasar como a Joe Gardner, quien está esperando el momento de triunfar en la música, pero mientras espera este momento se olvida de disfrutar los pequeños detalles que lo hacen estar vivo. Muchas veces como escolapios pareciese que nos pasa igual, en medio de la prisa y la vertiginosidad de nuestras vidas olvidamos disfrutar lo que verdaderamente vale la pena.

Cada minuto de la película se vuelve más cuestionante en sí mismo, hasta el punto de llegar a presentarnos el tema de la inspiración ¿realmente nuestro hacer como escolapios inspira a los demás? Aquí es el punto donde me gustaría centrar mi reflexión, nuestro ser escolapio está llamado a inspirar a la gente a hacer lo que nosotros hacemos; es una labor que no la hacemos por nuestras propias fuerzas, sino que sabemos que viene de Aquel que nos llamó a ser escolapios.

Además, todos nosotros tenemos muchos 22 qué encontrar en nuestras vidas y hacer que ellos tengan unas hermosas ganas de vivir; debemos inspirar a vivir, de eso se trata la vida, de inspirar a otros a vivirla. Esta es nuestra principal tarea como escolapios ahora en la pandemia, no la de enseñar contenidos que en cualquier parte de la red se pueden encontrar, sino a inspirar a la vida misma y con ella a seguir soñando juntos este sueño escolapio que nos llama a darnos a la niñez y a la juventud de nuestros entornos.

Francisco López Jiménez

FRANCISCO LÓPEZ JIMÉNEZ

FRANCISCO LÓPEZ JIMÉNEZ

Educador

La Fraternidad, un maravilloso regalo escolapio

La Fraternidad, un maravilloso regalo escolapio

La Fraternidad es un tesoro que el Espíritu está concediendo hoy a sus miembros, a la Orden y a la misión escolapia.

A comienzos de marzo de este año 2021 celebramos de manera virtual la II Asamblea de la Fraternidad General de las Escuelas Pías, donde pudimos experimentar el regalo que el Señor está haciendo hoy a las Escuelas Pías.

Poder contar con más de mil personas, con unas cien pequeñas comunidades, en 60 presencias de 11 Demarcaciones escolapias y 14 países, es un tesoro que podemos descubrir, valorar, agradecer y cuidar.

Son hermanos y hermanas que comparten el carisma que inició Calasanz, desde una vocación laica y escolapia, con una formación importante y una disponibilidad encomiable, con una nueva manera de vivir la espiritualidad que nos define, con un horizonte de posibilidades que están dando mucho fruto y que todavía puede dar mucho más. Son personas laicas y también un buen grupo de religiosos, entre los que hay bastantes profesionales de las obras escolapias y muchísimos voluntarios y colaboradores.

La Fraternidad es un regalo para sus propios miembros. La posibilidad de seguir creciendo en la fe y el seguimiento de Jesús en pequeñas comunidades asociadas y con la cercanía de una vida religiosa cercana es un tesoro. Poder vivir una fe adulta, después de un buen proceso de formación, habiendo descubierto la vocación en esta oferta escolapia, sintiendo la corresponsabilidad de llevar adelante la misión que inició Calasanz para construir un mundo mejor es una maravilla.

La Fraternidad es un regalo para los religiosos y la Orden de las Escuelas Pías, que podemos contar con nuevos hermanos y hermanas que nos ayudan a vivir nuestra propia vocación, que son un valioso complemento en nuestra vida, que son un nuevo sujeto escolapio que camina con nosotros y hace suyo el proyecto escolapio es un don de Dios.

Y, sobre todo, la Fraternidad es un regalo para tantos niños y jóvenes, para tantas situaciones de necesidad a la que somos llamados para construir un mundo como Dios manda, teniendo como referencia el estilo escolapio de una educación cristiana transformadora. La Fraternidad no solo aporta más manos y corazón a la misión: también se convierte en una posible referencia que, junto con la Orden, puede orientar a muchas personas en el descubrimiento de su propia vocación.

P. Javier Aguirregabiria Aguirre Sch. P.

JAVIER AGUIRREGABIRIA AGUIRRE

JAVIER AGUIRREGABIRIA AGUIRRE

Escolapio

Escolapio, religioso, sacerdote, educador, amigo de Jesús, enamorado de la misión escolapia, apasionado por la Fraternidad y el laicado. Ejerce actualmente como Provincial de Brasil – Bolivia y Presidente de la Red Itaka – Escolapios.

Parabole Piariste

Parabole Piariste

(Toute ressemblance avec l´évangile, n’est pas pure coïncidence)

Des bandes d’enfants étaient scolarisées à Sam Sam, un quartier périphérique de Dakar. Des pluies successives tombèrent sur ce quartier et les enfants restèrent sans école et dans des maisons à moitié inondées.

Un représentant du gouvernement vint y descendre; il vit les enfants dans la rue, les maisons inondées et passa outre.

Pareillement un délégué de la Mairie, survenant en ce lieu, vit tout cela et passa outre.

Mais une femme qui n’était pas du terroir arriva près des enfants, les vit et fut prise de pitié. Elle s’y approcha, gagna leur amitié, nettoya avec eux l’école du quartier et prit en charge la scolarité de quelques-uns.   Elle vit aussi beaucoup de filles sans formation ni avenir et créa une école pour elles. Sans arrêt, elle donna son temps aux écoles, à l’éducation, à la lutte contre les inondations, à l’amélioration de la vie humaine du quartier et à sensibiliser ses habitants. Ainsi, elle leur dit : Dorénavant, prenons tous soin de nous-mêmes, de notre dignité et travaillons ensemble pour une société plus juste, solidaire et fraternelle.

«  Lequel de ces trois personnages, dit Jésus,

s’est montré le prochain des enfants? »

 Fr. Ferran Sans Sch. P.

FERRAN SANS PASCUAL

FERRAN SANS PASCUAL

Piariste

Frère Piariste. 75 ans.1968-1990, Communauté piariste de Les Arenes (Terrassa-Barcelone). Apprenant à faire école (école paroissiale et école publique), à construire quartier avec les gens, à grandir dans la foi dans la communauté ecclésiale de base, à animer et être animé dans les mouvements de jeunesse et d’enfants (colonies de vacances, activités de temps de loisir). 1990-2021, Sénégal. Participation dans un Réseau d’Alphabétisation Communautaire, (1992-2000). Naissance et vécu d’une école communautaire de base dans un quartier de la périphérie de Dakar (1996-2017).  2017-2021. Actuellement en maison de formation, scolasticat II (philosophie).