+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
The bell tower and the sanctuary of the Fatima church

The bell tower and the sanctuary of the Fatima church

The bell tower and the sanctuary of the Fatima church are indestructible in front of the University of Law of Ho Chi Minh City

Those who have passed by Ho Chi Minh City University of Law 123 National Highway 13, Hiep Binh Chanh Ward, Thu Duc District, HCMC. (This place is only a kilometer from our community of St. Joseph in HCM City, Viet Nam.) all noticed something strange, that is, the bell tower above is the Cross of the old Fatima Church still standing right in front of three school buildings. Behind the bell tower history is a mysterious story that is difficult to explain.

 History of Fatima Church

Fatima Binh Trieu Church is a Catholic church belonging to the Archdiocese of Ho Chi Minh City. This place is known as “Binh Trieu Fatima Pilgrimage Center.”

In May 1962, the Fatima Apostolic International Movement organized the procession of the statue of Our Lady of Fatima to many countries around the world. On the occasion of this statue’s procession through Vietnam, Father Paul Vo Van Bo – head of the procession organizing committee bought a 12.5-acre plot of land near Highway 13 and Binh Trieu station to build a pilgrimage center of Our Lady of Fatima.

 Demolition of Fatima Church to build the University of Law of Ho Chi Minh City

After 1975, the government confiscated the land of Fatima Church to requisition to build a law university. The school destroyed the church here to build the school. However, the bell tower with the Cross above it and the church’s nave cannot be destroyed by any means. The construction board used all means to destroy the bell tower and the church’s sanctuary many times but could not because of the mysterious miracles that caused all equipment and machinery to turn off suddenly. In the end, people had to change the drawing, keeping the 30-meter high bell tower, standing in the center of the schoolyard, and a sealed room in the middle of the lobby that could not be used. This is the sanctuary of the former Fatima Church. The bell tower and the sanctuary are still existing, today.

Trần Văn Lực Sch. P.

VAN LUC TRAN

VAN LUC TRAN

Piarist

Br. Tran Van Luc Sch. P. hails from the Archdiocese of Hanoi, Viet Nam. He is a Marketing graduate, joined the Piarist Fathers in 2014. He took Philosophy units at the Adamson University and Certificate for Practical Social Skills Class at HCMC Youth Employment Service and Vocational Training Center. He is the writer of several books, like, “Hanh Phuc & Khon Ngoan; Tien Van Tam-Nha Giao Duc…” Currently, he is taking Master of Arts in Theological Studies (MATS) – Maryhill School of Theology.

Anónimos

Anónimos

El relato marcano de la Pasión regala un asombroso elenco de personajes que acompaña los últimos momentos de la vida de Jesús. Lo concentrado y concreto del estilo narrativo convierte sus páginas en el mejor pórtico de entrada a la Semana Santa que estrenamos.

La actitud taimada del Iscariote, la anticipación no calculada de Pedro, la resignación de Simón, el Cirineo, o el gesto de piedad de José de Arimatea, que arriesga vida y fama al pedir el cuerpo del ajusticiado para darle sepultura, sugieren otros tantos itinerarios de seguimiento anclados en la propuesta del Deuteronomio con que abríamos la Cuaresma (Dt 30,19).

Hay también en la Pasión de Marcos algunos personajes que, desde el anonimato, actúan como indicadores potentes que apuntan con sus acciones a lo más esencial de la vida cristiana. Elijo a tres, elocuentes y veraces en su opción:

  • La “mujer que llevaba un frasco de perfume” (Mc 14,3). Identificada de modos diversos en el resto de tradiciones, Marcos opta por difuminar su perfil y resaltar lo arriesgado y subversivo de su gesto. Desmesura y pasión para ungir a Jesús que resulta envuelto de la cabeza a los pies por el perfume valioso que derrama.
  • El joven “cubierto tan solo con una sábana” (Mc 14,51) que en medio de la noche sale de casa con lo mínimo para seguir a Jesús. Audaz y atrevido, logra zafarse de quienes le buscan para avanzar desnudo.
  • El “centurión que custodia el patíbulo” (Mc 15,39), capaz de ver cuanto sucede y adherirse a la causa de Jesús incluso en el tiempo de descuento, al reconocer en Aquél al hijo de lo Humano y al Hijo de Dios.

Sus identidades permanecen en penumbra, desconocidas. Ellos, anónimos, conjugan denominaciones alternativas para el seguimiento: Desmesura apasionada, a imagen del que “se vació hasta el fondo” (Flp 2,7); Libertad desnuda, tras los pasos del que nos llama a ser “libres en verdad” (Jn 8,32 ) o Asentimiento consciente  ante el Dios humanado que revela la profundidad de la propia vida  (Jn 2,25).

Anonimato elocuente reflejo de Quien quiso vivir(se) “como uno de tantos” (Flp 2,7).

P. Ángel Ayala Guijarro Sch. P.

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

Escolapio

Licenciado en Filosofía y Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), actualmente se encuentra en Roma, finalizando su Tesis Doctoral.

Conversaciones con Rafael Aguirre

Conversaciones con Rafael Aguirre

PPC viene publicando en los últimos años una interesante colección (Conversaciones con…) por la que han ido desfilando figuras destacadas de la teología. Recuerdo las Conversaciones con González Faus, Marciano Vidal y Jon Sobrino. En un tono coloquial y abierto, no exento de rigor, nos permiten conocer la trayectoria intelectual, eclesial y personal (algo menos) de los entrevistados.

Rafael Aguirre es un exegeta especializado en el Nuevo Testamento y en las primeras comunidades cristianas. Destaco tres publicaciones suyas en la Editorial Verbo Divino: La memoria de Jesús y los cristianismos de los orígenes (2015), Así empezó el cristianismo (2010) y Así vivían los primeros cristianos (2017); esas dos últimas como coordinador de un amplio equipo de colaboradores. Su vida se enmarca en largos años de docencia en Deusto, estudios en Roma y Jerusalén (con frecuentes viajes de estudio), y visitas a Latinoamérica.

Lejos de un nostálgico e inoperante arqueologismo, acudir a las fuentes neotestamentarias con todo el rigor que nos ofrecen los estudios de biblistas como Rafael Aguirre es buscar respuestas a las necesidades vitales de los hombres y mujeres de hoy. Respuestas que no arrastren el peso de siglos que han ido dejando el poso de circunstancias y condicionantes históricos no siempre fieles al evangelio. Gráficamente lo expresa Rafael Aguirre cuando recoge el propósito de los precursores del Vaticano II como la intención de “sacar a la luz las riquezas contenidas en el cristianismo de los orígenes, desconocidas y sofocadas por un prolongado periodo contrarreformista en el que predominaron el oscurantismo intelectual, el anquilosamiento institucional y la cerrazón ante la evolución del mundo”[1].

Rafael Aguirre se refiere siempre a los cristianismos (así en plural) de los orígenes, que actualizan la experiencia de Jesús con creatividad en distintos contextos, algo diferente de la Iglesia monolítica y uniforme predominante durante muchos siglos. Ciertamente, los orígenes de la Iglesia se encuentran en Jesús y en el movimiento que él promovió, pero la Iglesia no cayó del cielo como una realidad formada y clara desde el principio, sino que ha ido configurándose a lo largo de un complejo, y no siempre pacífico, proceso histórico. “Otra característica del cristianismo de los orígenes y de suma actualidad es que apareció como una religión sin templos, sin sacerdotes, sin sacrificios. Simplemente porque tenían a Jesús. Les bastaban las casas para reunirse”, afirma Aguirre en el libro que estamos comentando.

José Luis Zanón Catalá Sch. P.

[1] La memoria de Jesús y los cristianismos de los orígenes, Rafael Aguirre (2015)

Conversaciones con Rafael Aguirre

Rafael Aguirre Monasterio
Carlos Gil Arbiol

Editorial PPC, 2020

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.

 

Manel y Checho: un sacerdocio vivido como entrega y servicio

Manel y Checho: un sacerdocio vivido como entrega y servicio

Manel Camp es un escolapio español que hoy celebra sus 25 años de ministerio sacerdotal. Checho Suárez es otro escolapio colombiano que hace apenas cuatro días fue ordenado sacerdote. A los dos los miro con emoción y veo en ambos un hermoso icono de lo que es el sacerdocio escolapio, que no es distinto al sacerdocio de cualquier otro sacerdote de nuestra Iglesia, al contrario, lo escolapio hace al sacerdocio ministerial más auténtico. 25 años de permanencia es un testimonio de fidelidad en cualquier ámbito. Hoy que lo permanente dura segundos en las redes sociales y la fidelidad se mide por engrosar una lista de seguidores, Manel es un cuadro atemporal, un anacronismo en este tiempo fugaz y veloz donde ayer es historia y lo que se hace dos veces seguidas crea una tradición. Su constancia en el servicio del altar y en el acompañamiento del Pueblo de Dios, especialmente en sus miembros más pequeños, es argumento de una vida entregada y feliz.

Checho es la encarnación de la aparente estupidez hecha sublimidad. Una persona que en el momento vital más vigoroso (los treinta), de una inteligencia sutil y con una capacidad para sentarse en cualquier cátedra que se propusiese, elige sentarse en un banco de salón de clase, en un pupitre rodeado de mocosos ignorantes, adolescentes insoportables y jóvenes incómodos e insolentes, que en su pupila se convierten en niños adorables, adolescentes fascinantes y jóvenes entusiastas.

Ambos son un cuadro bosquejado, una fotografía desenfocada, una melodía desafinada en este mentiroso mundo nuestro de photoshop. Y los dos son una imagen preciosa de una vida entregada, intensa y generosa. Algunos llaman a esta experiencia felicidad. Sacerdotes escolapios.

La historia de la humanidad es maestra en recordarnos que en los momentos de mayores crisis surgen los testimonios más radicales, los testigos capaces de convocar y movilizar en dirección opuesta a la experiencia y pensamiento únicos. En estos tiempos donde el clericalismo es una lacra para la Iglesia y es una fuente de desórdenes terribles entre consagrados y laicos, vemos resurgir, con gran esperanza, nuevos jóvenes que se sienten llamados a la vida sacerdotal, seducidos por un evangelio que se encarna entre los pobres y un modelo de pastor que es Jesús dando la vida. Jóvenes que ya no pugnan por tiznar el color de sus ropas sino por las zonas donde hay seres humanos carentes de derechos y negados en su dignidad; jóvenes que desean celebrar la eucaristía para convertirse ellos mismo en pan partido y repartido más allá del número de velas en el altar o de la cantidad del estipendio; jóvenes que viven más su responsabilidad bautismal que su estatus de ordenado.

Gracias, Checho, por escoger el caminito con piedras y abrojos para encontrarte con los caídos, acompañar a los desfallecidos y guiar a los decepcionados mostrándoles una nueva manera de ser y estar en el mundo. Abandonaste el carro potente y rápido y te has calzado unas botas de montaña: pastor de polvo en el rostro y callos en las manos.

Manel lleva 25 años intentando vivirse así, acogiendo sus incoherencias como un aprendizaje vital y su inconforme testimonio de querer estar donde debe, aunque no siempre lo ha conseguido. Su cercanía, su sencillez, su talante de pueblo, lo ha hecho un sacerdote niño con los niños y pobre con los pobres. Tentado por ilusiones y engañado en ocasiones por burocracias ha sabido sobreponerse con la entrega a los jóvenes y la alegría de su espontaneidad. Ha errado tanto como ha acertado: empate.

Pero siempre ha ganado en los penales: en caso de duda, el bien del otro. Y nunca disimulando un gran corazón de pastor que le hace sonrojarse como un tímido adolescente o llorar desconsoladamente cuando la ocasión lo ha ameritado.

Gracias nos queda corto. Así que un agradecimiento que te lleve a saborear y disfrutar de tanto bien como el que has regalado. ¡Y por otros 25 que este mundo y esta Iglesia necesita sacerdotes como tú, con el corazón de Dios en un cuerpo muy humano!

A ambos, a Manel y a Checho, os dejo este texto del profeta Malaquías que hoy mismo me he encontrado y he identificado en cada uno de vosotros:

Una doctrina auténtica llevaba en la boca y en sus labios no se hallaba maldad; se portaba conmigo con integridad y rectitud y apartaba a muchos de la culpa. Labios sacerdotales han de guardar el saber y en su boca se busca la doctrina, porque es mensajero del Señor”. (Ml 2, 6-7)

CARLES SUCH

CARLES SUCH

Religioso

Sacerdote escolapio entregado a la vida y acompañando la de niños y jóvenes para vivir con pasión. Perú es su lugar actual. España su cuna. El corazón humano su universo y Cristo, Calasanz y el evangelio su horizonte.

Fratelli Tutti, un reto para las Escuelas Pías

Fratelli Tutti, un reto para las Escuelas Pías

Todos sabemos que los grandes documentos de los Papas necesitan tiempo para ser acogidos y llevados a la vida. Son documentos de “largo recorrido”, llamados a inspirar la vida y la misión de la Iglesia durante muchos años. Todavía seguimos profundizando, por ejemplo, en la “Evangelii Nuntiandi” de Pablo VI.

Algo así sucederá, sin duda, con “Fratelli tutti”. Poco a poco iremos entrando en la profundidad de su mensaje y de sus propuestas. Me gustaría sugerir tres caminos que creo que debemos recorrer para que “Fratelli tutti” sea, poco a poco, camino y horizonte para nuestras Escuelas Pías. Cada una de ellas la quisiera referir a uno de los verbos que el Papa nos propuso en su reciente mensaje.

En primer lugar, creo que las grandes cuestiones que propone Francisco en su última encíclica deben ser muy tenidas en cuenta en nuestros proyectos educativos. Queremos que la educación calasancia prepare a nuestros alumnos y alumnas para ser capaces de crear un mundo que todavía no existe, formado por hombres y mujeres que construyan fraternidad y que se muevan desde un humanismo solidario alimentado y sostenido por la fe. “Fratelli tutti” debe ser eje de nuestros proyectos. CENTRARSE EN LO ESENCIAL.

Creo, también, que es bueno que pensemos, sin duda en comunión con la Vida Consagrada y las diversas instituciones educativas, qué procesos pueden ayudar e impulsar la acogida de Fratelli tutti entre nosotros, y que compartamos las mejores experiencias que tenemos en la Orden -que son muchas- de trabajo educativo y solidario por un mundo más humano y más fraterno. ACOGER.

Estamos metidos, de lleno, en el proceso de la reconstrucción del Pacto Educativo Mundial. No tengo duda de que el espíritu de esta propuesta, que nos afecta en el núcleo de nuestra identidad y de nuestra misión, está totalmente en la línea de esta encíclica. Por eso creo que estamos ante un documento que es bueno que sea estudiado en los diversos foros desde los que pensamos e impulsamos nuestra vida y misión. IMPLICARSE.

Y todo esto lo debemos pensar desde el núcleo de nuestra fe, porque sabemos que el sueño de Dios consiste en que lleguemos a ser un solo rebaño con un solo pastor (Jn 10, 16). Por eso, “la Iglesia, con el poder del Resucitado, quiere parir un mundo nuevo, donde todos seamos hermanos, donde haya lugar para cada descartado de nuestras sociedades, donde resplandezcan la justicia y la paz” (FT278).

PEDRO AGUADO

PEDRO AGUADO

Escolapio. Padre General