+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
“Ya no me siento sola”

“Ya no me siento sola”

Compartir la buena noticia de lo que el Señor ha hecho en mi vida me ha llevado a emprender un camino nuevo, suave y artesanal, en el que el encuentro y la comunión se vayan convirtiendo en necesidad y aliento del Espíritu.

Así, desde hace 4 años, bajo una intuición con personas sensibles a la escucha de la Palabra de Jesús en medio de los niños, surgió la petición de ellas: ¿dónde vives, Maestro? Y comprendí que la invitación del Padre era a acompañar a algunas personas en un proceso de escucha e interiorización. Cada una, con historias de vida distintas y experiencias formativas muy diversas, con una vida de fe popular con matices algo formados, pero todas ellas compartiendo el mayor tesoro: la búsqueda y disposición para dejarse abrazar por Jesús.

Así, a través de la oración y de la meditación de distintas exhortaciones del Papa Francisco, cada una fue creciendo en interioridad, en la necesidad de encontrarse con las otras y ahí, con gran disposición, descubrirse renovadas por la paz y la alegría, signos de la presencia del Espíritu.

El proceso fue al modo de cada una y al mismo tiempo, de la interacción y compartir de los frutos del camino. Sin presiones, sin prisas y casi sin rumbos propios, se fueron dejando conducir por las mociones del Padre en sus corazones. Jesús fue hablando de manera personal con la historia presente y pasada de ellas y sanando las huellas de los fragmentos de vida que dolieron y rompieron con la comunión con los demás, e incluso, consigo mismas.

La oración se fue convirtiendo en el pan necesitado y buscado y el encuentro sincero y voluntario en el modo en el que Dios iba aclarando las dudas y haciéndose presente en lo cotidiano. “Ya no me siento sola”, fue una de las frases que han marcado la experiencia del resucitado en la vida de la comunidad.

Sus frutos han sido muy diversos: atender y cuidar a quienes estuvieron acompañando a sus familiares en enfermedades prolongadas, estar prontos a la escucha cuando algún otro se sentía confundido en sus afectos, favorecer la comunión de bienes para hacer llegar recursos a niños y familias con necesidades básicas, acompañar a niños en su encuentro con Jesús en distintas obras, buscar espacios de formación en identidad cristiana y calasancia…

Cada una, en ese viaje a su interior, fue encontrándose con un Padre que sale a nuestro camino, a cualquier hora del día, y les ha enviado desde Él y no a título personal, a anunciar en medio de los niños, principalmente los más pequeños, el proyecto de vida que nos ha dejado como herencia: nuestra mejor forma de ser.

En este proceso, se han hermanado con mayor profundidad con otros que recorren los caminos de la espiritualidad y carisma escolapio, ya sean laicos y religiosos, en un plano de familiaridad y sintonía. Indudablemente, se han reconocido como parte de la gran comunidad cristiana escolapia, donde cada quien, a su paso y ritmo, va disfrutando de la presencia de Dios en medio de las necesidades y aspiraciones de los pequeños. Y todo para mayor amor al Padre y servicio al prójimo.

Jorge Campa Pérez

JORGE CAMPA PÉREZ

JORGE CAMPA PÉREZ

Laico

Mexicano, colaborador de la Universidad Cristóbal Colón y del Centro Social Calasanz Veracruz. Pertenece a la fraternidad de las Escuelas Pías de México.

Our Lady of La Vang

Our Lady of La Vang

I have never been to Vietnam, but the stories about our Blessed Mother’s apparition reached us through our Vietnamese brothers. Before the pandemic struck us, our brothers from Vietnam would always bring us small images of the Our Lady of La Vang upon returning from their vacations. Besides the sacred images, they would also tell us the history behind this devotion. That moved me to make short research about the Our Lady of La Vang.  I formulated two questions to aid us in our journey: what is the history behind the Our Lady of La Vang? And what is the implication of knowing this devotion for us Piarists Religious and Lay?

According to some articles, around 1785 or earlier than that, Christians were persecuted in Vietnam. As a consequence, some Christian Vietnamese went to seek refuge in the rainforest of La Vang in the Quảng Trị Province of Vietnam. However, many of them became very ill. In the evening of 1798, the Blessed Virgin Mother with the child Jesus appeared to them. She told them that she was fully aware of their difficulties and sickness. She instructed them to gather certain leaves and make a strong tea out of them because it would keep them healthy. She also said that “From this day on, prayers said on this spot will be heard and answered.” Years later, the persecution ended, the Vietnamese Christians returned to their homes and gave witness to the apparition. Many Buddhists were converted and believed in Our Lady’s promise. They built the first little shrine, a pagoda, on the spot where Mary had been seen. Their small shrine became the first Church of Our Lady of Lavang.

Our Blessed Mother appeared to the Vietnamese Christians to tell them that God did not abandon them. Her instructions cured them of the illnesses they experienced. As  Piarists, this story is worth sharing, because it is also our mission to proclaim especially to our students that God did not abandon us. He likewise sends His mother to protect us and instruct us on what to do during these trying times as long as we seek Her help. For us, in the province of Asia Pacific, it is our Blessed Mother who unites us to continue our Calasanzian Mission by helping our students who seek refuge in our schools.  May the Our Lady of Lavang, intercede for us.

John Michael O. Dion Sch. P.

 

Br. JOHN MICHAEL O. DION

Br. JOHN MICHAEL O. DION

Piarist

John Michael hails from the Diocese of Tarlac, Philippines. He is a Psychology graduate, joined the Piarist Fathers in 2012. He took Philosophy units at the Rogationist Seminary and Certificate for Professional Education at the University of San Carlos in Cebu City. In 2020, he finished his Bachelor in Sacred Theology and Master of Arts in Pastoral ministry, specialized in Spirituality and Retreat Direction at the Loyola School of Theology – Ateneo de Manila University, Philippines. Currently, he is assigned at Calasanz de Davao Community, working as a subject teacher for Philippine history, World Religions, Applied Social Sciences, and Religious Studies at Calasanz de Davao Academy, Inc.

L’eau et les larmes pour la conversion

L’eau et les larmes pour la conversion

L’appel à la conversion est une partie essentielle de l’annonce du Royaume : les temps sont accomplis et le Royaume de Dieu est tout proche ; repentez-vous et croyez à la Bonne Nouvelle (Mc 1,15). Dans la prédication de l’Église cet appel s’adresse d’abord à ceux qui ne connaissent pas encore le Christ et son Évangile. Aussi, le Baptême est-il le lieu principal de la conversion première et fondamentale. C’est par la foi en la Bonne Nouvelle et par l’eau du Baptême (cf. Ac 2, 38) que l’on renonce au mal et qu’on acquiert le salut, c’est-à-dire la rémission de tous les péchés et le don de la vie nouvelle.

Or, l’appel du Christ à la conversion continue à retentir dans la vie des chrétiens. Cette conversion est une tâche ininterrompue pour toute l’Église qui, ayant « des pécheurs dans son propre sein (…) est donc à la fois sainte et appelée à se purifier, et qui poursuit constamment son effort de pénitence et de renouvellement » (LG 8). Cet effort de conversion n’est pas seulement une œuvre humaine. Elle est le mouvement du « cœur contrit » (Ps 51, 19) attiré et mû par la grâce (cf. Jn 6, 44 ; 12, 32) à répondre à l’amour miséricordieux de Dieu qui nous a aimés le premier (cf. 1 Jn 4, 10). En nous purifiant des péchés, l’eau du Baptême, par la force de l’Esprit Saint, reçoit la grâce de nous convertir des ténèbres à la vie de lumière. Par cette conversion, nous obtenions la nature de fils et filles adoptifs de Dieu.

Par ailleurs, dans la conversion de saint Pierre, après le triple reniement de son Maître, les larmes sont un élément remarquable. En effet, le regard d’infinie miséricorde de Jésus provoque chez Pierre les larmes du repentir (Lc 22, 61) et, après la résurrection du Seigneur, la triple affirmation de son amour envers lui authentifie ce repentir (cf. Jn 21, 15-17). Ce type de conversion a donc aussi une dimension communautaire, puisque Pierre converti par l’amour, est investi de la charge de ‘pasteur’ de tout le troupeau.

Saint Ambroise dit alors des deux conversions que, dans l’Église, « il y a l’eau et les larmes : l’eau du Baptême et les larmes de la Pénitence. »

 P. Adalbert Fouda Sch. P.

ADALBERT FOUDA

ADALBERT FOUDA

Piariste

Né à Yaoundé. Religieux et prêtre piariste. Exerce actuellement son ministère à Libreville comme enseignant de mathématiques et religion au Collège Calasanz; et vicaire de la Paroisse. L’enfant c’est ma passion!  

La aventura intelectual de la fe

La aventura intelectual de la fe

La vida mental es muy compleja y resulta de la combinación de diversos recursos de los que dispone el cerebro para captar, elaborar y responder a la multitud de estímulos que recibimos del mundo y de las personas con las que nos relacionamos.

Entre las grandes instancias de la mente destaca el mundo emocional y la capacidad de razonar, ambas intensamente presentes en todas las dimensiones mentales. A ellas y a las pulsiones de vida debemos la construcción de nuestras decisiones y la elaboración del sentido de la vida. En la cultura ilustrada europea con frecuencia se considera que la razón es la única referencia interesante y seria para el conocimiento y las decisiones, dejando todas las demás dimensiones (simbólicas, artísticas, éticas, espirituales, religiosas…) para las zonas “menos serias o dignas” del mundo mental. Esta forma de pensar no responde a la realidad de la neurología. No existen en el cerebro zonas propias para la razón, aisladas de las otras zonas dedicadas a “quehaceres” menos fiables. Siempre y en toda actividad mental se moviliza todo el cerebro aunque en modalidades diversas.

La fe religiosa es una experiencia mental en la que tiene importancia el mundo emocional, el razonamiento y las pulsiones esperanzadas de vida, lo mismo que sucede en el arte, la ética y las mismas ciencias en algunas de sus dimensiones. En la fe tiene importancia la confianza básica en la vida, dimensión emocional central para estructurar el sentido del vivir, como reconoce la psicología, y a la vez la fe se apoya en razonamientos amplios intelectualmente correctos si están bien argumentados.

Es importantes que esta base racional de la fe esté suficientemente ilustrada y en este quehacer tiene mucha importancia el papel que puede representar la educación.

El lema escolapio expresa de una forma muy clara la necesidad de coordinar los aspectos emocionales y los razonamientos que confluyen en la experiencia de creer.

Vivimos de credibilidad (que no credulidad) y la credibilidad se asienta en la plenitud del mundo mental. La fe puede constituir una de nuestras mejores aventuras intelectuales. 

Ramon Maria Nogués

RAMÓN MARÍA NOGUÉS

RAMÓN MARÍA NOGUÉS

Escolapio

Nació en Barcelona en 1937. Escolapio. Doctor en Biología. Ha sido catedrático de Antropología Biológica en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha realizado investigaciones en genética de poblaciones humanas y en evolución cerebral y ha publicado sobre Cerebro y Religión. Forma parte de comisiones nacionales de Bioética.

Hoy acompañar en un proceso formativo

Hoy acompañar en un proceso formativo

​Es una obra que nos puede ayudar a situarnos en una visión equilibrada de cultura vocacional y en la pedagogía para ayudar a vertebrar el deseo en los vocacionados dentro de procesos formativos.

Me resulta muy interesante como Xavier pone en su lugar al acompañante formador y a los formadores, quitando a su acción protagonismo y situándolos desde la experiencia de fe.

A estas personas se les regala presenciar el paso de Dios en el misterio de los jóvenes, que desde su experiencia de vida van teniendo esa relación que aún sin tenerlo claro, intuyen que algo está pasando por dentro. Su vida desde su misterio va teniendo enamoramiento inusitado e inesperado. Que le hace desear ir más allá de sus propias fronteras. Que incluso cambia sus vidas.

Xavier es tan agudo en el planteamiento de la formación, que a los formadores les invita a guardar sumo respecto y reverencia; como personas a las que les son confiados los jóvenes, a los cuales tienen que acompañar y ayudar a caminar en el discernimiento vocacional, pero entonces ¿cuál debe ser su actitud?

¿Llenar un programa ya preconcebido por la institución para algunos?

Llama a escuchar a los jóvenes, entrando en diálogo con ellos, donde se les permite alcanzar adultez en sus procesos y se les hace responsables de sus discernimientos. Entonces el formador que acompaña el paso de Dios en el misterio de los jóvenes, puede ser quicio y ayuda para su crecimiento.

Acompañantes y formadores que no están hechos y que en el seguimiento y encuentro con los jóvenes van aprendiendo y aceptando que éstos son también sus maestros en la formación.

Hace una llamada muy insistente a la audacia para repensar la formación desde la conversión de quienes están en este carril.

Cuando se refiere de esta manera, implícitamente invita a repensar el perfil de las personas que les hacen responsables de jóvenes en proceso vocacional. Que no obstante la propia formación y disposición están en grado de hacer éxodo en sus vidas para facilitar la acogida y desarrollo vocacional.

En el desarrollo del texto ofrece a los formadores un motivo profundo de reflexión sobre su rol y no solamente los lanza a desestabilizar sus seguridades en la formación, sino que ofrece pistas concretas para reelaborar e impostarla, descalzados ante el misterio de Dios con “docibilitas”, cooperar con.

P. Marco Antonio Véliz Cortés Sch. P.

Modular deseos, vertebrar sujetos

Xavier Quizá Lleo, SJ. Ed. San Pablo, Madrid 2005

MARCO ANTONIO VÉLIZ CORTÉS

MARCO ANTONIO VÉLIZ CORTÉS

Escolapio

Nacido en Veracruz, México, en 1958.  Escolapio hace 45 años. Entre las escuelas y la formación. Lic. en Ciencias Sociales y  Teología Espiritual. Facilita ejercicios espirituales y actualmente Provincial.

The heart is the most value

The heart is the most value

All of us have areas that we are struggling with. However, God does not evaluate his children basing on its mistakes, but the hearts do: The heart is always highlighted by the Lord, as it said in Mk 7:6, “These people honor me with their lips, but their hearts are far from me.” God is always looking for those who live with Him from the heart; 2 Chronicles 16:9 said, “The eyes of the Lord range throughout the earth to strengthen those whose hearts are fully committed to him.” We knew and were convinced that God is not only looking for the perfect ones, well performance, good manners, and behaviors, people, who were never making mistakes, but he also looking to the people who have the perfect heart toward Him.

Hezekiah was announced by Isaiah that ‘you are about to die’ ‘Hezekiah turned his face to the wall and prayed to the Lord.’ Two concrete action verbs that ‘turn’ and ‘pray.’ It doesn’t matter how sinful we are, how many mistakes we had committed, but after all, did we turn, pray, and look for the mercy of God? Hezekiah’s prayer at the last moment he said, “Remember, Lord, how I have walked before you faithfully and with wholehearted devotion and have done what is good in your eyes.” (2nd Kings 20:3) Scripture described that moment he wept bitterly, not simply weeping but wept bitterly. I noticed that; in Hezekiah’s prayer, he didn’t mention any negative things or what are his wrongdoings were against God, but he said what pleasing to Him (God). It is showing us, the mercy of God is greater than all other things in the eyes of God, and God’s looking at his children is much greater mercy; the mercy of God greater than the law. I am convinced that the way God looks at us, what the people cannot see is the heart.

The wrong things that we did cannot say who we are; the only One can say that who we are is the Most High God; the fact that we cannot change our dignity “the Children of God” Whenever we are here on earth, we are in the process of changing:

The key for us here is to accept we are in the process of changing and turning the heart to Him.“I will give you a new heart and put a new spirit in you; I will remove from you your heart of stone and give you a heart of flesh.” Ezekiel (36:26). If we do so, I do believe that God is also telling us what he said to Hezekiah “I have heard you; I will heal you; I will rescue you; I will be your shield…”

Br. Van Luc Tran Sch. P.

VAN LUC TRAN

VAN LUC TRAN

Piarist

Br. Tran Van Luc Sch. P. hails from the Archdiocese of Hanoi, Viet Nam. He is a Marketing graduate, joined the Piarist Fathers in 2014. He took Philosophy units at the Adamson University and Certificate for Practical Social Skills Class at HCMC Youth Employment Service and Vocational Training Center. He is the writer of several books, like, “Hanh Phuc & Khon Ngoan; Tien Van Tam-Nha Giao Duc…” Currently, he is taking Master of Arts in Theological Studies (MATS) – Maryhill School of Theology.