+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Tiempo de fachadas reventadas

Tiempo de fachadas reventadas

La guerra sigue haciendo de la historia un tiempo de fachadas 
reventadas y cuerpos caídos en derrumbe.

Edificar las ruinas es el estado de los hombres, abrir por bombas o pantallas fachadas donde, en lo oscuro, se derrota el hogar, montañas de cimientos caen, son lanzas en la red, hasta la propia guerra sin guerra se atestigua. Ocurre así, no solo Siria se tiñe de silencios.

Silencio al refugiado, silencio tras el ruido, migrantes silenciados, silencio aún en nosotros.

Sin embargo ahí, en triángulo primero, descalzo en humildad, sin miedo de quebrarse la piel en los ladrillos todavía hombre y mujer alzan de la tierra la muerte, la desmayada vida, vestida de colores de Cielo y Mar y Madre Sagrada.

Sigue haciéndonos la historia, un caer las fachadas, abrirse los cimientos, bloquear los caminos, astillas de entrecalles…

Pero hermano y hermana, tus cimientos de barro soplado deben buscar al hermano caído, limpiar las ruinas, crear nuevos caminos, descalzarse de nuevo, hacer del cuadro el trino que edifique las ruinas.

¿Qué caminos despejar, cómo responder a las guerras del mundo, qué cimientos rescatar de entre las ruinas?

…………..
Descendimiento de la Cruz. Rogier van der Weyden. 1435. Museo del Prado.

ISABEL GARCÍA DE JUAN

ISABEL GARCÍA DE JUAN

Educadora

Educadora. Profesora de Geografía e Historia y Lengua y Literatura en Secundaria y Bachiller en el colegio Calasanz de Santander. Coordinadora de la Acción Social de Santander. Casada, madre de dos hijas. Pertenece a la Fraternidad Escolapia de Betania.

PEPE MONTALVÁ BENEYTO

PEPE MONTALVÁ BENEYTO

Laico

Fotógrafo fustrado, tipógrafo mediocre, diseñador de tres al cuarto. En labores comunicativas escolapias. Casado, padre de tres hijos. Pertenece a la Fraternidad Escolapia de Betania.

Madre Paula

Madre Paula

Quisiste, sentiste de corazón, dar un arma a la mujer
Sembrarle en educación.
Tal vez comenzó el camino en un hilo de cordel, de esos
que con tu familia creabas para comer.

Recordemos que en el alma, cuando se teje bondad
usa Dios esos cordeles, universo umbilical, que atan
con Piedad y Letras a niño, niña y Verdad.

Santa Madre Paula Montal, primera congregación
Que prestaba a las mujeres exclusiva educación.
Les acercaste cultura, quebraste la discriminación

De las niñas de Figueras, Arenys de Mar, Sabadell.
Las de Igualada y  Vendrell,
Masnou, Gerona y Blanes…

Tú, Mariana, tú Escolapia
“ Salvaste a las familias
Enseñando a aquellas niñas
el amor a Dios”.

Sesenta años en vida, más de cien años después
Gracias por ser pionera, en la igualdad de la mujer.

ISABEL GARCÍA DE JUAN

ISABEL GARCÍA DE JUAN

Educadora

Educadora. Profesora de Geografía e Historia y Lengua y Literatura en Secundaria y Bachiller en el colegio Calasanz de Santander. Coordinadora de la Acción Social de Santander. Casada, madre de dos hijas. Pertenece a la Fraternidad Escolapia de Betania.

PEPE MONTALVÁ BENEYTO

PEPE MONTALVÁ BENEYTO

Laico

Fotógrafo fustrado, tipógrafo mediocre, diseñador de tres al cuarto. En labores comunicativas escolapias. Casado, padre de tres hijos. Pertenece a la Fraternidad Escolapia de Betania.

La doble vida de los cuadros

La doble vida de los cuadros

Hay ocasiones en que a uno no le gustaría que terminase la lectura de un libro, querría que las páginas se fueran multiplicando a medida que avanza la lectura. Tal es la gozosa experiencia que provoca. Algo así me ha sucedido con este maravilloso libro, premio ESPASA 2020. Lo cierto es que logra sumergirte de manera amena en 35 historias correspondientes a otros tantos cuadros y autores. Desde Velázquez hasta Bacon, haciendo especial hincapié en algunas pintoras no muy conocidas, pero de indudable interés, como Rosa Bonheur o Ángeles Santos, van desfilando ante el lector con sugerentes pinceladas sobre alguna de sus obras.

La lectura se hace deliciosa, descubriendo anécdotas, narrando historias, revelando matices que hacen de cada obra algo ante lo que vale la pena detenerse y dejar que hable por sí sola. Cada cuadro traspasa su momento concreto para hacerse nuevo ante quien lo contempla y el escritor, de manera habilidosa, logra trasmitir precisamente esa novedad, ese ir más allá de lo que el pintor plasmó.

Verdad y ficción se mezclan en esta “doble vida de los cuadros”, como reza el subtítulo. No solo refleja muchos aspectos que pueden ser conocidos a través de la historia del arte, sino que logra emocionar apelando a lo que pudo suceder antes, durante o después de la realización de cada obra, los sentimientos que pudieron mover al autor y al modelo o la repercusión que ejerció en su momento la realización de los cuadros.

Sólo me queda animar a la lectura de este libro, a degustarlo con calma, a dejarse llevar por lo que suscita. En mi caso, agradezco sinceramente a quienes me lo regalaron y con ello permitieron que el arte, una vez más, se hiciera emoción.

 

EMOCIONARTE. La doble vida de los cuadros

Autor: Carlos del Amor

Editorial: Espasa

Recomendable lectura si quieres adentrarte más allá de datos sobre un cuadro o un pintor… Historia y ficción se entremezclan dando lugar a una obra sencilla, sugerente y bella.

MARIO CONTELL

MARIO CONTELL

Educador

Piedad y Letras, Belleza y bellezas

Piedad y Letras, Belleza y bellezas

Siempre ha sido y será necesario el recurso a la Belleza en la Educación, pero más si cabe en estos tiempos que corren. Tiempos en los que parece que los alumnos han quedado amortiguados, aletargados, pausados en el aula debido a la actual situación de pandemia, y especialmente debido a las mascarillas y a la distancia de seguridad.

Es éste el modo más eficaz y duradero de activar a los alumnos, de motivarlos y producir en ellos encuentros significativos que transformen su vida. Debemos aprovechar el aula o el lugar de aprendizaje para provocar en los alumnos encuentros significativos. Estos encuentros pueden ser: del alumno consigo mismo, a través de la introspección y reflexión; del alumno con sus compañeros, fortaleciendo la amistad, la cooperación y la socialización; del alumno con el docente, como modelo que le impulsa hacia un futuro ya imaginado; del alumno con el propio conocimiento, lo cual es todo un descubrimiento y entrada en un infinito de posibilidades; y del alumno con Dios, encuentro privilegiado del que el alumno se verá necesitado durante toda su vida.

Para todo lo anterior, con el fin de que esta significatividad se produzca, es necesario tan sólo una cosa: transmitir la belleza que está detrás de todo lo creado. La belleza que existe en el conocimiento y que provoca al alumno, que le hace sorprenderse y admirar ante la provocación que supone todo lo bello. La belleza cautiva, rapta los sentidos y la inteligencia y las lleva a lugares donde siempre quisieron estar y nunca imaginaron.

La belleza activa todos los recursos sensibles e intelectivos, pone el vello en guardia y es capaz de hacer brotar ilusión de los lagrimales más estériles. La belleza mueve el corazón, y es ésta la verdadera y encarnada motivación.

En estos tiempos que corren hemos de descorrer velos, y poner el máximo ahínco en reflexionar, primero nosotros los docentes sobre nuestra propia vocación, la primera llamada, para así redescubrir la belleza de lo que enseñamos. A partir de ahí, del propio enamoramiento estaremos preparados para transmitir a nuestros alumnos la belleza que rodea todo lo creado, la belleza que empapa al conocimiento, la ciencia, la cultura, la amistad, los compañeros, el hombre, y en definitiva la belleza que emana de Dios, como Belleza en sí misma y origen de cualquier belleza.

Sin duda Calasanz podría decir que Piedad y Letras se puede traducir como Belleza y bellezas.

PEDRO JARA

PEDRO JARA

Educador

Casado, con tres hijos, diácono permanente en la diócesis de Madrid desde 2011 y profesor del Real colegio Escuelas Pías de San Fernando desde 2007. Autor de varios libros, entre ellos «A la sombra de Madre Teresa» (Edibesa) y «El diácono pobre y fiel en lo poco» (EDICE)

Un recuerdo agradecido a tantos

Un recuerdo agradecido a tantos

Es de bien nacidos ser agradecidos… y de eso se trata en las líneas que siguen a continuación.

Uno de los muchos regalos con los que me he encontrado en mi tarea escolapia desde que estoy en el colegio como Educador, ha sido la de impartir la clase de Historia del Arte en el Bachillerato. Reconozco que disfruto de cada una de las sesiones tratando de introducir a los alumnos en las manifestaciones artísticas a lo largo de la historia, en la riqueza de sentido de la iconografía, ayudando a abrir los ojos para contemplar la belleza que el ser humano ha ido creando hasta el día de hoy. Frente a tantos motivos por los que se nos quiere hacer creer que el mundo está lleno de fealdad, pienso que no hay más que estar atento para contemplar que lo que predomina es lo contrario…

Y  surge en mí un agradecimiento grande a aquellos que me ayudaron a descubrir la maravilla que encierra un capitel historiado románico o la tamizada luz que penetra en una catedral gótica a través de sus vidrieras, la indescriptible belleza de la decoración de una mezquita o la desnudez sencilla de un monasterio cisterciense… Pero sobre todo, el agradecimiento profundo a aquellos que, con paciencia calasancia, colaboraron en mi crecimiento como persona; me escucharon sin juzgarme, me acompañaron sin imponerse, lloraron cuando lloré y se alegraron con mi alegría.

En fin, en estos días en que celebramos a Calasanz, mi recuerdo agradecido a mis maestros, especialmente a aquellos que con su testimonio y buen hacer fueron sembrando en mí el deseo de acompañar a niños y jóvenes en el descubrimiento de la belleza que encierra la vida y las creaciones humanas. Pero sobre todo e  indisolublemente unido, lograron sembrar en mí el deseo de acompañar a otros, de escucharlos, de llorar y alegrarme con ellos. ¡Va por vosotros, mis profes del cole!

MARIO CONTELL

MARIO CONTELL

Educador

Lugar de encuentros

Lugar de encuentros

El donostiarra Eduardo Chillida concibió siete esculturas llamadas Lugar de Encuentros como “espacios para el diálogo y la convivencia”. Me he acercado a contemplar las tres que localizamos en calles de Madrid dando un paseo en una de esas tardes otoñales tan velazqueñas de esta villa y meditando sobre su significado.

Llama la atención que todas estas pesadas esculturas son un juego de curvas y rectas que generan un espacio interior vacío y accesible. En palabras de Chillida: “Para definir esos espacios interiores es necesario envolverlos, haciéndolos como inaccesibles para el espectador situado al exterior… Yo aspiro a definir lo tridimensional hueco por medio de lo tridimensional lleno, estableciendo al mismo tiempo una especie de diálogo entre ellos”. Qué interesante: traban relación lo sólido y el vacío, el fundamento envolvente y cuanto escapa entre sus brazos, lo visible y lo sutil. El encuentro necesita de estos juegos entre los que semejan opuestos, pero que van siendo porque existen sus contrarios. La distancia entre los diferentes apenas es sino un velo que se descuelga iniciado el encuentro. Y todas todas se abren al cielo.

 

Me gustan estas metáforas plásticas que susurran rasgos esenciales de lo humano sin definirlos ni agotarlos. El misterio se cobija entre sus formas, invitan a abandonar todo intento de comprensión. Calla y déjate envolver para entender lo que no tiene palabras. Eso escucho y trato de hacer.

 

La vida urbanizada en que nos empeñamos constriñe a cuantificar y calificarlo todo. Sometemos los espacios y los llenamos de objetos, algunos bellos, pero luego los olvidamos. Deseamos tener tiempo, planificamos y agendamos para atracarnos de eventos que no dejan huella. Desolamos lugares e instantes arrebatándoles su capacidad para dar cabida a los pasos perdidos, a la conversación pausada y al mutuo solaz que nace del contacto. Cuántas ocasiones perdemos de convertirnos en ámbitos encarnados de encuentro y de asomarnos al infinito en los ojos ajenos.

 

Prosigo mi paseo para concluirlo en la ladera de un parque, junto a un magnífico espacio donde juegan y conviven los chiquillos. Ellos sí saben. Por allí, como si nada, se enclava la última escultura exterior de Eduardo Chillida en Madrid, con forma de árbol, maneras de agujas que tejen la lana y recuerdos de cruz. Está dedicada a un alcalde de esta ciudad, en agradecimiento a su manera de actuar que propició encuentros. Y es que algo nos dice muy dentro que no existe forma mejor de estar en el mundo.

 

 


El resto de los “Lugar de Encuentros” son:

  • I (1964), en roble, conservado en el Museo Peggy Guggenheim de Venecia.
  • IV (1973), en hormigón, que cuelga en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.
  • V (1973), gemela de la anterior, que flanquea la Puerta de Alfonso VI en Toledo.
  • VII (1974), también de hormigón, que reposa en el Carrer de la Riera de Palma de Mallorca.
SAUNIER ORTIZ

SAUNIER ORTIZ

Educador