+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Hoy acompañar en un proceso formativo

Hoy acompañar en un proceso formativo

​Es una obra que nos puede ayudar a situarnos en una visión equilibrada de cultura vocacional y en la pedagogía para ayudar a vertebrar el deseo en los vocacionados dentro de procesos formativos.

Me resulta muy interesante como Xavier pone en su lugar al acompañante formador y a los formadores, quitando a su acción protagonismo y situándolos desde la experiencia de fe.

A estas personas se les regala presenciar el paso de Dios en el misterio de los jóvenes, que desde su experiencia de vida van teniendo esa relación que aún sin tenerlo claro, intuyen que algo está pasando por dentro. Su vida desde su misterio va teniendo enamoramiento inusitado e inesperado. Que le hace desear ir más allá de sus propias fronteras. Que incluso cambia sus vidas.

Xavier es tan agudo en el planteamiento de la formación, que a los formadores les invita a guardar sumo respecto y reverencia; como personas a las que les son confiados los jóvenes, a los cuales tienen que acompañar y ayudar a caminar en el discernimiento vocacional, pero entonces ¿cuál debe ser su actitud?

¿Llenar un programa ya preconcebido por la institución para algunos?

Llama a escuchar a los jóvenes, entrando en diálogo con ellos, donde se les permite alcanzar adultez en sus procesos y se les hace responsables de sus discernimientos. Entonces el formador que acompaña el paso de Dios en el misterio de los jóvenes, puede ser quicio y ayuda para su crecimiento.

Acompañantes y formadores que no están hechos y que en el seguimiento y encuentro con los jóvenes van aprendiendo y aceptando que éstos son también sus maestros en la formación.

Hace una llamada muy insistente a la audacia para repensar la formación desde la conversión de quienes están en este carril.

Cuando se refiere de esta manera, implícitamente invita a repensar el perfil de las personas que les hacen responsables de jóvenes en proceso vocacional. Que no obstante la propia formación y disposición están en grado de hacer éxodo en sus vidas para facilitar la acogida y desarrollo vocacional.

En el desarrollo del texto ofrece a los formadores un motivo profundo de reflexión sobre su rol y no solamente los lanza a desestabilizar sus seguridades en la formación, sino que ofrece pistas concretas para reelaborar e impostarla, descalzados ante el misterio de Dios con “docibilitas”, cooperar con.

P. Marco Antonio Véliz Cortés Sch. P.

Modular deseos, vertebrar sujetos

Xavier Quizá Lleo, SJ. Ed. San Pablo, Madrid 2005

MARCO ANTONIO VÉLIZ CORTÉS

MARCO ANTONIO VÉLIZ CORTÉS

Escolapio

Nacido en Veracruz, México, en 1958.  Escolapio hace 45 años. Entre las escuelas y la formación. Lic. en Ciencias Sociales y  Teología Espiritual. Facilita ejercicios espirituales y actualmente Provincial.

The heart is the most value

The heart is the most value

All of us have areas that we are struggling with. However, God does not evaluate his children basing on its mistakes, but the hearts do: The heart is always highlighted by the Lord, as it said in Mk 7:6, “These people honor me with their lips, but their hearts are far from me.” God is always looking for those who live with Him from the heart; 2 Chronicles 16:9 said, “The eyes of the Lord range throughout the earth to strengthen those whose hearts are fully committed to him.” We knew and were convinced that God is not only looking for the perfect ones, well performance, good manners, and behaviors, people, who were never making mistakes, but he also looking to the people who have the perfect heart toward Him.

Hezekiah was announced by Isaiah that ‘you are about to die’ ‘Hezekiah turned his face to the wall and prayed to the Lord.’ Two concrete action verbs that ‘turn’ and ‘pray.’ It doesn’t matter how sinful we are, how many mistakes we had committed, but after all, did we turn, pray, and look for the mercy of God? Hezekiah’s prayer at the last moment he said, “Remember, Lord, how I have walked before you faithfully and with wholehearted devotion and have done what is good in your eyes.” (2nd Kings 20:3) Scripture described that moment he wept bitterly, not simply weeping but wept bitterly. I noticed that; in Hezekiah’s prayer, he didn’t mention any negative things or what are his wrongdoings were against God, but he said what pleasing to Him (God). It is showing us, the mercy of God is greater than all other things in the eyes of God, and God’s looking at his children is much greater mercy; the mercy of God greater than the law. I am convinced that the way God looks at us, what the people cannot see is the heart.

The wrong things that we did cannot say who we are; the only One can say that who we are is the Most High God; the fact that we cannot change our dignity “the Children of God” Whenever we are here on earth, we are in the process of changing:

The key for us here is to accept we are in the process of changing and turning the heart to Him.“I will give you a new heart and put a new spirit in you; I will remove from you your heart of stone and give you a heart of flesh.” Ezekiel (36:26). If we do so, I do believe that God is also telling us what he said to Hezekiah “I have heard you; I will heal you; I will rescue you; I will be your shield…”

Br. Van Luc Tran Sch. P.

VAN LUC TRAN

VAN LUC TRAN

Piarist

Br. Tran Van Luc Sch. P. hails from the Archdiocese of Hanoi, Viet Nam. He is a Marketing graduate, joined the Piarist Fathers in 2014. He took Philosophy units at the Adamson University and Certificate for Practical Social Skills Class at HCMC Youth Employment Service and Vocational Training Center. He is the writer of several books, like, “Hanh Phuc & Khon Ngoan; Tien Van Tam-Nha Giao Duc…” Currently, he is taking Master of Arts in Theological Studies (MATS) – Maryhill School of Theology.

God’s Vision

God’s Vision

«For man sees those things that are apparent, but the Lord beholds the heart»

(1st Samuel 16:7d)

 

Looking at the situations we are facing today where crises, challenges, difficulties are occupied, we often have a narrow-minded and superficial literal vision. This is what prevents us from recognizing God’s presence in all circumstances. This is reaffirmed by Saint Joseph Calasanz, who once said, «The religious! When you go across the city must remember that you are a religious, not painter». Indeed, to recognize God’s presence in all, we must have a holistic view of God’s love, not judgments based on what our physical eye sees. That is why we are called to live in the loving gaze of God in all circumstances. That means we need to recognize God even in the worst of our life’s adversities. It is the passport for all acts of love, and this allows for loving-kindness, sharing to be cultivated, and God’s love to be pervasive.

Let’s take a look at some cases in the Scripture to see how God’s vision changed the life of His people: Abraham be known as an old man in the eyes of people, but in God’s eyes, he is the father of the great nation, a blessing generation. Jacob, from now you shall be called Israel. In his brother’s eyes, Joseph is just the lord of dreams, but in God, he will be the lifesaver of the family and the nation. David, his father, looked at him as the shepherd boy, but God calls him a history maker.

In the eyes of God, we are blessed, and we convince ‘in God, we are the masterpiece.’ When we consider our names in God is peace, we will live our life for peace, masterpiece we will live for its perfection. The Lord Jesus called us friends, for, in him, we also inherit God’s kingdom. We must also keep going forward with the mission of love and share it with others. Here is the key if we believe that when God created us, he put a part of himself in us, he powered, he anointed, and crowned us with His favor. Don’t let the situations, the human vision tie us out of love. No matter what we were, if we live in God from now onward, look at things in love, God will always present in us.

Prayer: Lord, we are not asking you to put away of us the crisis, difficulties, challenge moments; but we ask you to use those situations to put us in where we were created to be, using us as your instrument of love now and then. Amen.

Br. Van Luc Tran Sch. P.

VAN LUC TRAN

VAN LUC TRAN

Piarist

Br. Tran Van Luc Sch. P. hails from the Archdiocese of Hanoi, Viet Nam. He is a Marketing graduate, joined the Piarist Fathers in 2014. He took Philosophy units at the Adamson University and Certificate for Practical Social Skills Class at HCMC Youth Employment Service and Vocational Training Center. He is the writer of several books, like, “Hanh Phuc & Khon Ngoan; Tien Van Tam-Nha Giao Duc…” Currently, he is taking Master of Arts in Theological Studies (MATS) – Maryhill School of Theology.

Reencuentros

Reencuentros

En este último año y medio la realidad se ha empeñado en adiestrarnos en el difícil arte de recomenzar. A veces se ha topado con nuestra resistencia y otras tantas con nuestra incapacidad para conocer de modo nuevo lo que estábamos acostumbrados a ver-escuchar-tratar a diario.

La semana de Pascua que iniciamos sugiere una suerte de “Manual de instrucciones” que apunta caminos de re-inicio de nuestras rutinas habituales,

  • …invitándonos a transitar del miedo a la alegría, sobrecogidos por la calidez de una presencia que nos sale al paso en los recorridos cotidianos y nos saluda con la buena noticia de la paz.
  • Citándose con nosotros en las primeras horas de cada día, cuando entre el sueño y el escalofrío de lo que traerá la nueva jornada otros se interesan por cómo nos va y nos devuelven un destello que sabe a identidad recobrada y a misión recibida a favor de muchos.
  • Demostrándose capaz de conjurar las ilusiones estériles del “nosotros esperábamos…” para ponernos de nuevo en camino con el corazón caldeado y los ojos prendidos en la belleza de Quien es capaz de hacer nuevas todas las cosas, incluso aquellas que a primera vista parecen tener un arreglo difícil.
  • Con el sabor intenso del pan partido y las brasas que esperan el fruto de una pesca abundante y asombrosa, dándonos la oportunidad de pasar un tiempo juntos. Corresponder a su gesto comienza a restañar las heridas del adentro causadas por la precipitación desmedida, disuelta en un “te quiero” que suena más a continuará que a happy end.
  • Con las notas alegres del reencuentro, posible a pesar de las puertas y los cerrojos, que abre a un presente distinto y a un futuro mejor.

Los coprotagonistas de los relatos de la Pascua se convierten en compañeros imprescindibles de camino cuando reemprendemos la tarea habitual modulando de modos diversos el mensaje del Resucitado que se empeña en mostrarnos de nuevo cómo la V/vida puede más.

P. Ángel Ayala Guijarro Sch. P.

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

Escolapio

Licenciado en Filosofía y Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), actualmente se encuentra en Roma, finalizando su Tesis Doctoral.

Anónimos

Anónimos

El relato marcano de la Pasión regala un asombroso elenco de personajes que acompaña los últimos momentos de la vida de Jesús. Lo concentrado y concreto del estilo narrativo convierte sus páginas en el mejor pórtico de entrada a la Semana Santa que estrenamos.

La actitud taimada del Iscariote, la anticipación no calculada de Pedro, la resignación de Simón, el Cirineo, o el gesto de piedad de José de Arimatea, que arriesga vida y fama al pedir el cuerpo del ajusticiado para darle sepultura, sugieren otros tantos itinerarios de seguimiento anclados en la propuesta del Deuteronomio con que abríamos la Cuaresma (Dt 30,19).

Hay también en la Pasión de Marcos algunos personajes que, desde el anonimato, actúan como indicadores potentes que apuntan con sus acciones a lo más esencial de la vida cristiana. Elijo a tres, elocuentes y veraces en su opción:

  • La “mujer que llevaba un frasco de perfume” (Mc 14,3). Identificada de modos diversos en el resto de tradiciones, Marcos opta por difuminar su perfil y resaltar lo arriesgado y subversivo de su gesto. Desmesura y pasión para ungir a Jesús que resulta envuelto de la cabeza a los pies por el perfume valioso que derrama.
  • El joven “cubierto tan solo con una sábana” (Mc 14,51) que en medio de la noche sale de casa con lo mínimo para seguir a Jesús. Audaz y atrevido, logra zafarse de quienes le buscan para avanzar desnudo.
  • El “centurión que custodia el patíbulo” (Mc 15,39), capaz de ver cuanto sucede y adherirse a la causa de Jesús incluso en el tiempo de descuento, al reconocer en Aquél al hijo de lo Humano y al Hijo de Dios.

Sus identidades permanecen en penumbra, desconocidas. Ellos, anónimos, conjugan denominaciones alternativas para el seguimiento: Desmesura apasionada, a imagen del que “se vació hasta el fondo” (Flp 2,7); Libertad desnuda, tras los pasos del que nos llama a ser “libres en verdad” (Jn 8,32 ) o Asentimiento consciente  ante el Dios humanado que revela la profundidad de la propia vida  (Jn 2,25).

Anonimato elocuente reflejo de Quien quiso vivir(se) “como uno de tantos” (Flp 2,7).

P. Ángel Ayala Guijarro Sch. P.

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

Escolapio

Licenciado en Filosofía y Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), actualmente se encuentra en Roma, finalizando su Tesis Doctoral.

La espiritualidad no es cosa de los abuelos

La espiritualidad no es cosa de los abuelos

Fue el título de un libro, elaborado en su integridad por jóvenes hispanos del Sureste de Estados Unidos, como apoyo y oferta de materiales (reflexiones, testimonios de vida, dinámicas y formas de celebrar) para recorrer el camino cuaresmal y pascual. El tema, la espiritualidad,   fue elegido por ellos mismos tras un fin de semana de compartir juntos, aportar y decidir. Los escolapios atienden desde Miami la oficina de animación y formación de líderes para la pastoral hispana en una amplia zona, que comprende nueve Estados del Sureste, en colaboración con las diócesis y sus parroquias. Es el Instituto para la Pastoral Hispana del Sureste (SEPI, sus siglas en inglés).

De septiembre a diciembre se trabaja con los jóvenes, en sus diócesis y en tres encuentros interdiocesanos de fin de semana, para elaborar cada año estos materiales, que  se ofrecen en forma impresa y en soporte informático. Durante la cuaresma y el tiempo pascual los jóvenes  los usan como ejercicio espiritual  y de crecimiento cristiano en los grupos parroquiales.  La experiencia  lleva  trayectoria  muy consolidada que mantienen viva de forma y muy creativa, con resultados  útiles y prácticos. Varias diócesis han pedido poner todo en inglés para utilización también de los jóvenes  anglófonos.

Valorar la espiritualidad es valorarse a sí mismos y a la comunidad, afirmaban estos jóvenes. Por ello quisieron reflexionar sobre la espiritualidad y  entrar en una dinámica de crecimiento espiritual junto al crecimiento corporal, en un desarrollo total de sus personas. La  persona  formada es unitaria y armónica, integra corporalidad, sentimiento,  raciocinio y espiritualidad.  Los déficits en alguna de esas dimensiones repercuten negativamente en la buena salud que es  una importante manera de ser felices, aspiración común de todo ser humano. Por ello lanzaron la idea que la espiritualidad no tiene edad: es para todos y en todas las etapas de la vida, ya desde la niñez.

El evangelio hace una valiosa  aportación a la experiencia espiritual humana: la apertura a la acción del Espíritu Santo, principal don que nos viene  a través de la fe. Por una parte ayuda a evitar falsos espiritualismos,  desenfoques espirituales dañinos, que también se dan y hasta abundan. Son fruto de de enfrentamiento equivocado de  lo material o corpóreo y lo inmaterial o incorpóreo. Esta dualidad es pura ficción, aunque muchos lo vivan así. El ser humano es  espíritu encarnado. Espiritualidad es presencia del Espíritu Santo en todo lo que el hombre y la mujer son. Vivir la espiritualidad, ser persona espiritual,  es incorporar en toda vivencia y experiencia humanas la acción del Espíritu Santo. Espiritualidad es dejarse impregnar de la acción del Espíritu Santo en uno.  

Sinopsis: jóvenes hispanos del Sureste de Estados Unidos explican cómo descubrieron que la espiritualidad es algo muy útil, y hasta necesario en todas y cada una de las etapas de la vida.

JESUS MARIA LECEA

JESUS MARIA LECEA

Escolapio

Entregado a la docencia de la teología y la filosofía en Salamanca, Miami y Madrid. Animador pastoral de niños en la catequesis parroquial y en el Movimiento Junior de Acción Católica. Servicios institucionales a la Orden escolapia y a la vida religiosa de España y Europa. Vive actualmente en Pamplona, Navarra. Su horizonte vital es ser un artesano de la paz de las personas y los pueblos con un corazón apasionado por el mundo, la educación y el Evangelio.