+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net

Uno de los efectos de la pandemia mundial y la necesidad de reducir la actividad social para evitar los contagios, ha sido el debilitamiento de los lugares donde las personas referimos nuestras vidas, nos reconocemos, nos relacionamos, nos ayudamos, en definitiva, donde nos humanizamos.

Cuando Marc Augé, antropólogo francés, publicó en 1992 “Los no lugares. Espacios del anonimato”, nos alertó sobre un efecto causado por lo que él llamo la sobremodernidad: la proliferación acelerada de los no lugares. En estos espacios producidos por las instituciones modernas, domina la lógica de la funcionalidad concreta asignada socialmente: un aeropuerto, un centro comercial, una oficina de empleo, por ejemplo, son espacios creados, diseñados y pensados para una función concreta. En ellos, lo central no es la persona que lo utiliza, sino el servicio que se presta o la mercancía que se distribuye. En los no lugares es habitual, porque forma parte de la economía propia del espacio, sentirse un número más, un expediente, un individuo anónimo que es atendido, pero no reconocido. El anonimato es la norma, ya que de este modo se pretende asegurar la equidad y la transparencia, por no existir, idealmente, la posibilidad del trato de favor a una persona cercana. Las relaciones establecidas desde el anonimato no pasan, en el mejor de los casos, de las normas sociales de cortesía.

Cuando la pandemia nos ha impuesto el confinamiento, el toque de queda, la eufemísticamente llamada distancia social, y el enmascaramiento de nuestros rostros, la tendencia dominante ha sido la de acelerar todavía más el proceso de conversión de lugares donde las personas nos relacionábamos, nos reconocíamos y referíamos nuestra vida, en no lugares donde casi no nos cruzamos ni la mirada, interaccionamos lo menos posible, y, por supuesto, nos mantenemos siempre a distancia. En el mejor de los casos, hemos recurrido a la mediación de la tecnología para simular lugares de encuentro y relación, con las limitaciones que lógicamente conlleva.

Son muchas las tareas que, en estos tiempos, y más en los que van a venir, nos tocan asumir. Una de las más importantes va a ser la de REINICIAR y cuidar nuestras presencias escolapias, comunidades, colegios, centros culturales, hogares, proyectos sociales y parroquias, para que sean LUGARES donde sea posible otra vez relacionarse, reconocerse, acompañarse y crear comunidad, para que podamos ser personas en relación, para que el Espíritu de Dios, que es Espíritu de Vida, encuentre un lugar donde habitar.

Alberto Cantero

ALBERTO CANTERO

ALBERTO CANTERO

Escolapio laico

Casado y padre de tres hijos. Escolapio laico. Licenciado en Antropología social y cultural y en Ciencias Físicas. Coordinador de formación de la Red Itaka-Escolapios y de Itaka-Escolapios Emaús. Miembro del Consejo de la Fraternidad General.