+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net

Quien se da a sí mismo ha dado cuanto podía dar”. (San José de Calasanz)

San José de Calasanz encontró su vocación definitiva, aquella con la que se desarrolla lo mejor de sí mismo, en la ancianidad de la vida de entonces. A los 60 años hacía su profesión religiosa como el primer escolapio de la historia de la Iglesia. Antes de vivir ese momento, intentó buscar alternativas, intermediarios, llamó a muchas puertas, dio parte de su tiempo, de su hacienda, de su misma vocación sacerdotal, hasta que entendió por la lectura que hizo de su historia pasada, y descubrió en la educación de los niños pobres que Dios le pedía la vida, sin reservarse nada, debía dar un salto al vacío y dejarse guiar en esa nueva realidad, inédita en la Iglesia hasta ese momento, que fueron las Escuelas Pías, la primera Orden religiosa cuyo carisma fue la educación popular como medio de santificación (hoy diríamos de evangelización). Ese 25 de marzo de 1617 entregó todo lo que tenía y se consagró para siempre, dio cuanto podía dar, a sí mismo, sus proyectos, sus sueños, su tierra… y se le regalaron 30 años más de vida. Dio cuanto podía dar y encontró la vida eterna.

 

CARLES SUCH

CARLES SUCH

Religioso

Sacerdote escolapio entregado a la vida y acompañando la de niños y jóvenes para vivir con pasión. Perú es su lugar actual. España su cuna. El corazón humano su universo y Cristo, Calasanz y el evangelio su horizonte.