+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net

Nuestra sociedad es calificada como sociedad de consumo, de clases, de la información, del conocimiento, del bienestar, de los derechos… Ojalá fuera la sociedad de la gratuidad y no del comercio, del agradecimiento y no de la queja, del dar sin esperar nada a cambio y no de la conveniencia, de la sabiduría y no de la acumulación de títulos, del maravillarnos por los regalos que recibimos en la vida y las personas que nos rodean, de la felicidad por las cosas pequeñas y no de las ansias infinitas de querer más, de sentir cerca al Padre Dios que nos ama y no en creernos dioses.

Los educadores hemos de tener muy claro qué vamos a ofrecer a nuestros niños, niñas, adolescentes, jóvenes, familias.

Podemos orientarles a ser más eficientes, informados, exigentes consigo mismo y los demás… y no está mal: eso les va a dar más posibilidades. Podemos hacerles crecer en conocimientos, en expectativas de futuro, en sueños para sí mismos y los suyos… y eso es bueno porque les hace avanzar. Podemos desarrollar su inteligencia, el control de sus emociones, las diversas habilidades, los rasgos de su carácter, su sociabilidad… y eso les abrirá un mundo de posibilidades.

Pero si queremos que sean felices, que sean constructores de un mundo mejor para toda la humanidad, que valoren cada segundo de su vida, hemos de enseñarles a descubrir la gratuidad. La gratuidad de una vida regalada con todo lo que conlleva: una mente para entender, un corazón para sentir, unas manos para hacer, unos pies para movernos, unos ojos para maravillarnos, un cuerpo para ser nosotros mismos… y, sobre todo, unas personas para querer y ser querido, una naturaleza para vivir en sintonía y cuidar.

Para ello hemos de educar desde y en la gratuidad. Lo más importante es gratis, es regalo. Está bien tener derechos, pero es mucho mejor ser un regalo para los demás, vivir todo como un regalo. El descubrimiento del don de lo que nos rodea, el ser voluntario, el compartir, el dar sin esperar… es el camino de vida plena. El encontrarse con el Dios amor que se da gratis nos muestra que la gratuidad es el camino de vida plena que nos muestra Jesucristo (Mt 10, 8).

P. Javier Aguirregabiria Aguirre Sch. P.

JAVIER AGUIRREGABIRIA AGUIRRE

JAVIER AGUIRREGABIRIA AGUIRRE

Escolapio

Escolapio, religioso, sacerdote, educador, amigo de Jesús, enamorado de la misión escolapia, apasionado por la Fraternidad y el laicado. Ejerce actualmente como Provincial de Brasil – Bolivia y Presidente de la Red Itaka – Escolapios.