+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net

“Reiniciar” es el lema de este curso. El diccionario define reiniciar como “recomenzar”, y añade el toque de actualidad que, por otra parte, ha sugerido incorporarlo como lema añadiendo “cargar de nuevo el sistema operativo de una computadora”. Todos hemos entendido el porqué del lema: queremos volver a vivir como vivíamos antes de la pandemia, queremos que las cosas vuelvan a ser como antes. Como si hubiéramos estado –en realidad todavía estamos- en una especie de hibernación, ese sueño invernal que afecta a ciertos mamíferos para no sucumbir a condiciones climáticas extremas y en el que las funciones metabólicas disminuyen de modo extremo, a la espera de mejores condiciones para volver a la vida anterior.

Sin embargo, nunca en la vida es posible volver a empezar totalmente de nuevo, reiniciar la vida como si no hubiera pasado nada. “Nadie se baña dos veces en el mismo río” afirmaba el viejo Heráclito, porque ni las aguas son las mismas ni nosotros somos los mismos. Cole Porter, compositor norteamericano, inmortalizó allá en el lejano 1934 la canción “Begin the Beguine” (título original que se ha prestado a distintas interpretaciones) y que ha llegado a nuestros días en la voz de diversos intérpretes. José Luis Garci tomó pie de ella para su oscarizado film “Volver a empezar” (1981) con el fondo de la melodía de Porter.

Volver a empezar para “sentir las cosas de siempre” dice la canción. Qué forma tan breve y tan ambigua para referirse a tantas y tantas cosas tan cotidianas, tan rutinarias incluso, que ahora valoramos y añoramos: salir, pasear, encontrarte con los amigos, visitar a la familia, estar en el colegio sin las restricciones que tanto nos limitan, ir al cine, presenciar una competición deportiva, jugar libremente en el patio, viajar sin limitaciones, ver expresiones faciales que contagian alegría, tristeza y quizás indiferencia… Sencillas cosas que disfrutábamos sin valorarlas quizás. “Quiero saber qué fue de tu vida” continúa la canción. Y es que el tiempo no ha pasado en balde para nadie. Desde el tedio y el aburrimiento hasta el dolor por la enfermedad y quizás la muerte de un ser querido. Desde el gozoso “descubrimiento” de cosas y personas de nuestro entorno más próximo que antes no valorábamos hasta la constatación de nuestras limitaciones y problemas no resueltos que antes quedaban ocultos en medio de la vorágine de los acontecimientos de la vida.

No es posible, como dice la canción “quiero saber si todo se olvida para volver a empezar”. Porque el olvido es el gran enemigo del aprendizaje y del crecimiento. Y no podemos olvidar fragilidades y fortalezas, lo peor y lo mejor de nosotros, mezquindad y generosidad… porque de todo ello aprendemos y somos lo que somos. Y sigue la canción: “Yo, que siempre jugué con tu amor hasta el final… hoy al ver que todo acabó qué no daría para volver a empezar”. No, volver a empezar no es posible, el mal que hicimos no se puede borrar, pero sí buscar una reconciliación no merecida quizá, y siempre aprender de nuestros errores… para no volver a jugar con los sentimientos y la vida de nadie.

Escribo estas líneas recién comenzado el tiempo de Adviento. Resuena de nuevo la voz de los profetas que no se resignan a un presente decepcionante y desean con todas sus fuerzas un futuro que colme sus aspiraciones, una vida en plenitud. “¡Ojalá rasgases el cielo y bajases”, clama Isaías, a quien escucharemos en Nochebuena diciéndonos que “el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande… Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado”. Un niño siempre es motivo de esperanza, de futuro. El niño en el que se hace presente Dios mismo tiene la fuerza para que volvamos a empezar, siempre.

P. José Luis Zanón Catalá Sch. P.

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.