+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Dejémonos llevar por el Espíritu como seguidores de Jesús

Dejémonos llevar por el Espíritu como seguidores de Jesús

El relato de las tentaciones de Jesús es lo que en el judaísmo se denomina una haggadá, es decir, una narración que contiene una enseñanza que sirve de norma para la vida. Retirarse a la soledad, ayunando y orando, es una praxis común a distintas épocas y religiones. En el caso de Jesús es la preparación inmediata para iniciar su misión. El bautismo en el Jordán ha dejado atrás la etapa de su vida oculta y ahora, llevado por el Espíritu, va a iniciar su misión de anunciar con palabras y con obras la buena noticia.

Hay un primer mensaje en el relato de las tentaciones: Jesús sufre la tentación como cualquier ser humano y la supera con la fuerza del Espíritu. Viejas Cristologías presentaban a Jesús como “parecido” a nosotros, con “poderes especiales” que le hacían invulnerable y con un conocimiento del futuro que hacían innecesaria la fe y la confianza en el Padre. La tentación y la necesidad de la oración para vivir según el Espíritu acompañaron a Jesús como nos acompañan a cualquiera de nosotros.

¿De qué tentaciones habla el texto de Lucas?: el tener, el poder, el prestigio… Ya desde el comienzo los sinópticos quieren decirnos de qué mesianismo estamos hablando, un mesianismo que no tiene nada que ver con el mesianismo esperado por algunos. Poseer, dominar, ser admirado e incluso ser temido es algo arraigado en el ser humano y letal en la historia en la que ha dejado, y sigue dejando, trágicas secuelas de esclavitud, pobreza, opresión, desigualdades. Las tentaciones de Jesús son las grandes tentaciones de la Iglesia. Y hemos de reconocer que en muchos momentos han sido más que tentaciones para convertirse en realidades arraigadas. Es un error, y una contradicción, creer que el tener, el poder y el prestigio pueden ser instrumentos al servicio de la evangelización. Porque esos supuestos instrumentos fácilmente se convierten en fines que corrompen la buena noticia de Jesús.

Damos comienzo al tiempo de Cuaresma. La tentación de Jesús en el desierto es soslayar su vocación, escapar de su misión. Dejémonos llevar por el Espíritu para reafirmar nuestra condición de seguidores de Jesús. Calasanz nos recuerda: “… procurará que en esta Santa Cuaresma todos manifiesten ser muy observantes, y hagan penitencia de las relajaciones” (24/02/1640).

P. José Luis Zanón Catalá Sch. P.

Domingo 06 de Marzo de 2022 | Domingo 1º de Cuaresma

Lucas 4, 1-13: El Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado

​En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.

Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.

Entonces el diablo le dijo: «Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.» Jesús le contestó: «Está escrito: «No sólo de pan vive el hombre»».

Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: «Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo.»

Jesús le contestó: «Está escrito: «Al Señor, tu Dios, adorarás y a él sólo darás culto»». Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti», y también: «Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras»».

Jesús le contestó: «Está mandado: «No tentarás al Señor, tu Dios»».

Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.

 

La Biblia de principio a fin. Una guía de lectura para hoy

La Biblia de principio a fin. Una guía de lectura para hoy

Habitualmente accedemos a un libro porque el autor nos es conocido y nos merece credibilidad. También puede influir que nos encontremos ante una inteligente campaña publicitaria, o que incluso algún acontecimiento de cierta relevancia ponga en los medios ya sea al autor ya sea la temática en cuestión. No es este el caso. Sencillamente, fue un compañero y amigo quien me sugirió su lectura. Es lo que he hecho yo mismo con otros amigos. Y el resultado ha sido siempre el mismo: una gratísima y, sobre todo, utilísima sorpresa.

El autor nos ofrece una amplia panorámica de los textos bíblicos: protagonistas, ubicación geográfica, acontecimientos históricos, géneros literarios… Cada texto bíblico se sitúa en el género literario y el contexto cultural en el que fue escrito. Situado en la confluencia entre la fe y el saber científico, pone al alcance de un lector no necesariamente versado en la Biblia los contenidos y descubrimientos realizados por los especialistas en las últimas décadas.

Recomiendo su lectura. Una lectura que, en mi caso, fue primero de principio a fin y luego acudiendo a determinados capítulos en función ya sea de la curiosidad o de la necesidad pastoral del momento.

En mi opinión, el libro necesitaría un desarrollo posterior que actualizara el concepto tradicional y un tanto ingenuo de revelación consistente en una serie de verdades literalmente “caídas del cielo” a través del milagro de la “revelación” operado en la mente de algún autor sagrado. Al igual que Dios actúa en el mundo a través de las leyes físicas también lo hace en la revelación a través del psiquismo humano. Torres Queiruga[1] ha desarrollado ampliamente este tema entendiendo la revelación como mayéutica histórica: Dios se revela en la realización humana. La revelación eterna de Dios es algo que acontece en la realización intrínsecamente histórica del hombre. Pero esto es otra historia.

José Luis Zanón Catalá Sch. P.

[1] Andrés Torres Queiruga, Repensar la revelación. Ed. Trotta

La Biblia de principio a fin. Una guía de lectura para hoy

Alberto de Mingo Kaminouchi

Ediciones Sígueme, 2019

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.

 

Conversaciones con Rafael Aguirre

Conversaciones con Rafael Aguirre

PPC viene publicando en los últimos años una interesante colección (Conversaciones con…) por la que han ido desfilando figuras destacadas de la teología. Recuerdo las Conversaciones con González Faus, Marciano Vidal y Jon Sobrino. En un tono coloquial y abierto, no exento de rigor, nos permiten conocer la trayectoria intelectual, eclesial y personal (algo menos) de los entrevistados.

Rafael Aguirre es un exegeta especializado en el Nuevo Testamento y en las primeras comunidades cristianas. Destaco tres publicaciones suyas en la Editorial Verbo Divino: La memoria de Jesús y los cristianismos de los orígenes (2015), Así empezó el cristianismo (2010) y Así vivían los primeros cristianos (2017); esas dos últimas como coordinador de un amplio equipo de colaboradores. Su vida se enmarca en largos años de docencia en Deusto, estudios en Roma y Jerusalén (con frecuentes viajes de estudio), y visitas a Latinoamérica.

Lejos de un nostálgico e inoperante arqueologismo, acudir a las fuentes neotestamentarias con todo el rigor que nos ofrecen los estudios de biblistas como Rafael Aguirre es buscar respuestas a las necesidades vitales de los hombres y mujeres de hoy. Respuestas que no arrastren el peso de siglos que han ido dejando el poso de circunstancias y condicionantes históricos no siempre fieles al evangelio. Gráficamente lo expresa Rafael Aguirre cuando recoge el propósito de los precursores del Vaticano II como la intención de “sacar a la luz las riquezas contenidas en el cristianismo de los orígenes, desconocidas y sofocadas por un prolongado periodo contrarreformista en el que predominaron el oscurantismo intelectual, el anquilosamiento institucional y la cerrazón ante la evolución del mundo”[1].

Rafael Aguirre se refiere siempre a los cristianismos (así en plural) de los orígenes, que actualizan la experiencia de Jesús con creatividad en distintos contextos, algo diferente de la Iglesia monolítica y uniforme predominante durante muchos siglos. Ciertamente, los orígenes de la Iglesia se encuentran en Jesús y en el movimiento que él promovió, pero la Iglesia no cayó del cielo como una realidad formada y clara desde el principio, sino que ha ido configurándose a lo largo de un complejo, y no siempre pacífico, proceso histórico. “Otra característica del cristianismo de los orígenes y de suma actualidad es que apareció como una religión sin templos, sin sacerdotes, sin sacrificios. Simplemente porque tenían a Jesús. Les bastaban las casas para reunirse”, afirma Aguirre en el libro que estamos comentando.

José Luis Zanón Catalá Sch. P.

[1] La memoria de Jesús y los cristianismos de los orígenes, Rafael Aguirre (2015)

Conversaciones con Rafael Aguirre

Rafael Aguirre Monasterio
Carlos Gil Arbiol

Editorial PPC, 2020

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.

 

Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: quiero, queda limpio

Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: quiero, queda limpio

Jesús, una vez más, se muestra sensible al sufrimiento humano. Su acción sanadora culminará con la palabra (“quiero, queda limpio”) pero es precedida por el contacto físico (“extendió la mano y lo tocó”). El verbo griego parece indicar que no sólo le tocó, sino que mantuvo esa postura, desafiando la ley, la repugnancia física e incluso el temor al contagio. El leproso experimentará la alegría por su curación, pero también la cercanía y el contacto físico, tan necesarios en la vida, que le habían sido negados al excluirle de la convivencia con la gente.

El anuncio de la Buena Noticia se ha vinculado, casi exclusivamente, a la proclamación de la palabra. Pero el Reino de Dios que anuncia Jesús tiene una dimensión global, es el ser humano en todas sus dimensiones y necesidades el objeto de su misión. Jesús descubre en la multitud que le escucha hambre, enfermedad, dolor, marginación…La mirada de Jesús no se dirige primero a los pecados de los humanos, sino al sufrimiento de estos.

Jesús afirma la preeminencia de la persona sobre la ley. Cuántas historias personales de incomprensión, intolerancia y sufrimientos han sido generadas, son generadas hoy mismo, por una legislación más deudora de un supuesto derecho natural y una legislación humana revestida de religiosidad que del evangelio.

Anuncio de la Palabra y acción caritativa han estado siempre presentes en la vida de la Iglesia. Pero ambas acciones parecen encarnarse en distintas personas y estamentos: unos predican y otros atienden los sufrimientos de la gente. No es difícil identificar quiénes son unos y otros. No es el caso de Jesús, para quien el Reino de Dios se hace presente por una palabra de vida y por un cuidado de la vida de todos, especialmente de los más afectados por el sufrimiento, la miseria y el abandono.

Recordemos a Calasanz. Su experiencia de profunda unión con Dios se armonizaba con su condición de hombre de acción en busca de remedio a los males que afectan a las personas, especialmente a los niños pobres. Antes se implicó en la atención a los afectados por la peste y a los damnificados por las inundaciones del Tíber. Hay una dimensión mística en Calasanz, pero la mística de Calasanz es, por decirlo con la feliz expresión de Metz, una “mística de ojos abiertos”.

P. José Luis Zanón Catalá Sch. P.

Domingo 14 de Febrero de 2021 | 6º domingo de tiempo ordinario

Marcos 1,40-45

La lepra se le quitó, y quedó limpio.

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.» Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.» Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.

 

Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

“Este precioso libro es una síntesis de la obra y el pensamiento de Leonardo Boff…”. Así comienza el prólogo de Michael Löwy a este último libro de Boff. Es una pequeña obra en cuanto al tamaño (menos de doscientas páginas), pero un gran libro por la extensión y la profundidad de los temas abordados. A lo largo de nueve capítulos abarca todos los ámbitos de los que se ocupa la teología: el teólogo, Dios, Jesús, el Espíritu Santo, la Iglesia, la ecoteología de la liberación, la ética y la espiritualidad.  

Para quienes conocen, aunque sea fragmentariamente, la obra de Boff es una magnífica oportunidad para recordar y renovar conceptos ya conocidos, para retornar a alguna de sus obras ya leídas y recordar otros tiempos en los que el futuro se presentaba lleno de posibilidades. Para quienes Boff es un desconocido más allá de algunos tópicos no siempre bienintencionados, la lectura de estas reflexiones que el teólogo brasileño realiza desde una madurez serena les puede abrir un horizonte ilusionante en unos tiempos en los que apenas estamos saliendo del largo otoño eclesial que enfrió las perspectivas abiertas por el Concilio Vaticano II.

El monumental edificio de la teología “oficial” fue derivando históricamente en un complejo sistema doctrinal, magisterial, estructural, organizativo, legal, abarcador de todo lo divino (¿) y lo humano (severo controlador de conciencias). Concebida aquella teología desde un marco espacio temporal muy pequeño no ha conseguido adaptarse a las nuevas perspectivas que iba proporcionando la ciencia, siendo incapaz de “redimensionar” al hombre y a Cristo en la escena de un cosmos inabarcable espacial y temporalmente. Pues bien, en Boff encontramos una teología enmarcada dentro de una amplia y actual visión cosmológica del universo, sensible a la realidad doliente de los pobres y oprimidos y a la no menos realidad doliente de la Madre Tierra. A la clásica teología de la liberación ha integrado la dimensión ecológica.

Y un par de rasgos más a tener en cuenta. Nos encontramos con una teología inseparable de la espiritualidad, una espiritualidad que lleva a la reflexión teológica y una reflexión teológica que deriva inexorablemente en la espiritualidad. Y es, además, una teología comprometida que deriva en una ética del “cuidado” a los demás y a la naturaleza.

¡Qué lástima que un teólogo como Leonardo Boff sea todavía alguien “de fuera”!

José Luis Zanón Catalá

 

 

 

Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

Leonardo Boff

Editorial Trotta, 2020

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.