+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net

El pueblo estaba expectante por saber si Juan era el Mesías (Lc 3,15).

El bautismo de Jesús se ha convertido en la respuesta a las expectativas de los hombres que anhelan desde lo más profundo de su ser experimentarse salvados, libres de todo tipo de ataduras que oscurecen tanto su caminar como la construcción de un verdadero sentido para el desarrollo de sus vidas: las injusticias entre los hombres, las cegueras, los torrentes que arrasan lo valioso de los seres humanos, las pérdidas de libertad, la falta de educación para todos los niños y jóvenes del mundo,… aclaman por una respuesta que ayude a resolver los grandes desafíos de la humanidad.

Jesús, que recibe un bautismo de conversión ofrecido por Juan el Bautista, redimensiona el contenido del mismo al recibir en este el Espíritu de Dios; de esa forma el Bautismo, a partir del bautismo de Jesús, no solo perdona, prepara y dispone para Dios, sino que regala el mismo Espíritu de Dios, quien será la respuesta a las expectativas de los hombres.

“Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco”: Jesús es el cumplimiento de la promesa, es el elegido (el Siervo) a quien sostengo, en quien está Dios y en quien Dios mismo se complace (cfr. Isaías 42,1) porque trae su justicia y está trabajando en el mundo y en nuestras vidas hasta que la alcance plenamente. El Bautismo del Señor revela la verdadera vocación de Jesús: ha venido al mundo para trasmitirnos el Espíritu de Dios y para enseñarnos a vivir con el fuego de dicho Espíritu que nos salva, ilumina y fortalece.

Nuestros niños y jóvenes van a nuestras escuelas y obras buscando aprender las claves esenciales de la vida que les permita situarse y desenvolverse en el mundo y, por ello, nuestra misión, nuestra principal misión, es que conozcan la manera cómo se manifiesta el Espíritu Santo, descubran que este es el verdadero guía de la vida y aprendan a seguir sus designios. Que a lo largo de este año hagamos el camino con los niños para ayudarles a profundizar en la fe, mostrándoles a Jesús como referencia fundamental para la salvación de sus vidas.

P. Juan Carlos Sevillano Gutiérrez Sch. P.

Domingo 9 de Enero de 2022 | Bautismo del Señor

Lucas 3, 15-16. 21-22: Jesús se bautizó. Mientras oraba, se abrió el cielo

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.»

En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espiritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.»

Juan Carlos SEVILLANO

Juan Carlos SEVILLANO

Escolapio