+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Detachment – El profesor

Detachment – El profesor

Título original: Detachment (EEUU, 2011). Director: Tony Kaye. Guión: Carl Lund.

El título original presenta toda la problemática de la película y sus personajes, lo que no se refleja en la traducción al español. “Detachment” puede traducirse como desapego o distanciamiento, pero también como indiferencia. Es lo que la película retrata, de forma diversa, positiva y negativamente. El protagonista, un profesor dedicado a sustituciones, carga una historia familiar tortuosa que no termina de asimilar. Llamado para una sustitución en una escuela en completo estado de caos, encontrará profesores que no sienten ningún apego por la profesión, estudiantes decepcionados y cansados de la vida aún antes de comenzarla, adolescentes en busca de adultos en quien confiar y con los que substituir a sus padres negligentes o ausentes.

Durante tres semanas, el profesor sustituto deberá enfrentar la enfermedad y muerte de su abuelo, con quien vivió una terrible historia familiar; la vida de una adolescente prostituta que terminará alojando en su casa; alumnos violentos y sin perspectiva de futuro, otros con una carga enorme de sufrimiento y carentes de lo más básico; profesores que todavía intentan entregarse a sus alumnos, quienes no están interesados en estudiar, mientras otros, cargando historias personales trágicas, se hunden en la angustia y depresión.

El protagonista será el único realmente interesado en educar a sus estudiantes, intentando llegar al centro del huracán que viven los adolescentes, cuestionando lo que la sociedad les ofrece como camino único para sus vidas, desvelando los dramas ocultos, denunciando la manipulación que sufren.

La vida es dura, compleja, confusa. Es imposible encontrar el camino en medio del caos de la realidad, superar manipulaciones y humillaciones, aceptar heridas y ofensas estando solo. Todos necesitamos de una mano amiga, alguien con quien caminar, dejando atrás prejuicios, análisis simplistas y estereotipados de la vida y de las personas. Necesitamos de alguien que nos acepte como somos y que sepa descubrir el tesoro que hay dentro de nosotros. Esa debería ser la misión de todo educador. En este mundo complejo, todos deberíamos ser educadores y educandos, unos de otros, para descubrir juntos los senderos de la felicidad, para no ahogarnos en el caos.

Se trata de una película provocativa y que nos cuestiona: ¿Qué estamos haciendo con nuestras vidas? ¿Somos indiferentes antes el dolor de las demás personas? ¿Qué tipo de educador somos? ¿Cuál es nuestra misión como educadores en este mundo caótico?

CARLOS AGUERREA

CARLOS AGUERREA

Escolapio