+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
La vida comunitaria como regalo prestado

La vida comunitaria como regalo prestado

La vida comunitaria es la manera en que Jesús nos pide que vivamos. El estar dentro de una comunidad religiosa escolapia siendo un laico es toda una experiencia que vale la pena agradecer y compartir. Todo este tiempo al lado de mis hermanos escolapios ha sido un cúmulo de instantes y emociones que nos hacen crecer y nos invitan a amar todavía más.

El compartir la vida, la fe y, en este caso, la fundación del sueño escolapio en Guatemala es manifestación del Espíritu en cada uno de nosotros; pues, en medio de nuestras diferencias, el centro son los niños y la comunidad parroquial.

Hemos compartido la emoción de llegar a lo desconocido; la osadía de comenzar en medio de la pandemia; la alegría de soñar juntos un mundo escolapio en estas tierras. Todos hemos dado lo mejor que tenemos para hacer que esto sea una realidad que día a día nos invite a ir por más.

Sin duda alguna, el momento más difícil fue cuando el COVID llegó a la comunidad. Un padre gravemente enfermo nos hizo unirnos como comunidad y cada quien hacer lo que le tocaba hacer apretando el hombro para que la obra siguiese en pie y todo siguiera tal cual Dios lo tuviera planeado.

Así que invito a todos los laicos a animarse a vivir de manera prestada esta vida comunitaria escolapia, que no es otra cosa que el medio que necesitamos para acércanos todos juntos al Reino. Ser parte de esta vida comunitaria escolapia es un regalo que Dios da a los valientes que se arriesgan a todo con tal de llevar el ideal calasancio a aquellos lugares donde aún hacen falta manos escolapias. Así que no tengamos miedo de compartir nuestras manos, nuestros pensamientos y nuestro espíritu escolapio; verán que este arriesgarse es una verdadera ganancia en nuestras vidas.

Francisco López Jiménez

FRANCISCO LÓPEZ JIMÉNEZ

FRANCISCO LÓPEZ JIMÉNEZ

Educador

Le Christ-Roi de l’Univers

Le Christ-Roi de l’Univers

En Église, se célèbre ce dimanche le Christ-Roi de l’univers. Cette solennité, instituée en 1925, par le pape Pie XI, en réponse aux idéaux des régimes politiques athées et totalitaires alors en pleine croissance, rappelle que la vie de la création n’avance pas au hasard, mais qu’elle procède vers une destination finale qui est la manifestation définitive du Christ, Seigneur de l’histoire et de toute la création.

L’évangile du jour (Jn 18, 33b-37) parle justement de cette royauté divine. Du dialogue que Jésus a avec Pilate, en ressort quelques précisions. Elle « n’est pas de ce monde », elle s’exerce et s’exprime dans l’humilité, la gratuité et la vérité. La royauté du Christ se concrétise par et dans le pouvoir de l’Amour « qui sait tirer le bien du mal, attendrir un cœur endurci, apporter la paix dans le conflit le plus âpre, allumer l’espérance dans les ténèbres les plus épaisses ». De manière évidente, ces qualificatifs s’opposent à la royauté de Pilate où sont mises en vogue : ambition, compétition, peur, violence et manipulation des consciences.

Que peut susciter ce contraste ?

L’écart qualitatif existant entre les deux royautés peut aider le disciple à évaluer pour une énième fois son rapport avec le Christ. Au-delà de s’avoir si le Christ est reconnu et accepté partout comme Seigneur et Maître de l’histoire, il s’agira, peut-être premièrement, de se demander comment le Christ, de manière concrète, est le centre de son histoire personnelle. Car, en vrai, le royaume du Christ, s’il est différent de celui de Pilate, c’est aussi parce qu’il ne s’étend pas par consensus, encore moins pas imposition. Il est, au contraire, respectueux de la liberté de l’homme.

Le Christ : centre de l’histoire personnelle, c’est dire qu’il préside aux objectifs et établit les priorités de l’existence du disciple. L’opposé serait la matérialisation d’une vie renfermée sur elle-même, tendue uniquement vers sa propre satisfaction et sa propre gloire.

Dans un contexte, où se vit autrement le totalitarisme et des pseudo-valeurs du sécularisme, la solennité de Christ-Roi est une invite profonde à reprendre cette conscience de la place centrale et plénière du Christ par rapport à la totalité de l’univers.

P. Pacôme Gnada Sch. P.

Dimanche 21 novembre 2021 | Jésus-Christ, Roi de l’univers

Jean 18, 33b-37 : Vous le dites : je suis un roi

 

Alors Pilate rentra dans son palais, appela Jésus et lui dit: «Es-tu le roi des Juifs?». Jésus lui demanda: «Dis-tu cela de toi-même, ou bien parce que d’autres te l’ont dit? Pilate répondit: «Est-ce que je suis Juif, moi? Ta nation et les chefs des prêtres t’ont livré à moi: qu’as-tu donc fait?». Jésus déclara: «Ma royauté ne vient pas de ce monde; si ma royauté venait de ce monde, j’aurais des gardes qui se seraient battus pour que je ne sois pas livré aux Juifs. Non, ma royauté ne vient pas d’ici». Pilate lui dit: «Alors, tu es roi?». Jésus répondit: «C’est toi qui dis que je suis roi. Je suis né, je suis venu dans le monde pour ceci: rendre témoignage à la vérité. Tout homme qui appartient à la vérité écoute ma voix».

PACÔME GNADA

PACÔME GNADA

Piariste

Religieux appartenant à la Province de l’Afrique de l’Ouest. Il est prêtre depuis 2019 et étudie actuellement la psychologie clinique à Rome.

En nuestros colegios y obras brota la esperanza

En nuestros colegios y obras brota la esperanza

Este texto (Marcos 13, 24-32) privilegia el uso de las imágenes como recurso discursivo, aprovechando toda su fuerza y carácter. Tres de ellas sorprenden nuestra mirada y nos mueven a reflexionar a propósito de estos tiempos en que los niños, las niñas y los jóvenes regresan a nuestros colegios y obras de educación no formal tras las limitaciones que impuso la pandemia:

La primera que describe los días difíciles propios del final de los tiempos, cuando todo se torna en tinieblas y parece agotarse cualquier señal de esperanza. Muchos instantes de nuestra vida se sienten así, con frecuencia nos abandonamos al pesimismo y a la tristeza que impone la enfermedad, la inequidad o la guerra.

La segunda, aparece a continuación para mostrarnos “al hijo del hombre viniendo en nubes con mucho poder y gloria” como una respuesta divina que restituye la vida en la esperanza de una humanidad plena de justicia y amor.

La tercera imagen nos enfrenta a la parábola en que la higuera nos enseña que por fuerte que resulte el invierno, en sus tiernos brotes se anuncia el verano.

Con esta tercera imagen me quedo, luego de contemplar la vida que aflora a diario en nuestros colegios en estos meses difíciles que ha traído la pandemia. El bullicio agradecido de los niños en el recreo, la sonrisa franca del adolescente que se siente escuchado, la mirada transparente del maestro ilusionado, constituyen los tiernos brotes que hoy, en medio del invierno, anuncian el verano de un colegio que reverdece en la alegría de las aulas.

Alejandro Alberto Mesa Mejía

Domingo 14 de Noviembre de 2021 | 33º domingo de tiempo ordinario

Marcos 13, 24-32: Reunirá a los elegidos de los cuatro vientos.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte. Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre.»

ALEJANDRO MESA

ALEJANDRO MESA

Educador

Actual coordinador académico y exalumno del Colegio Calasanz Pereira. Profesor de Literatura. Coautor de libros sobre competencias comunicativas. Miembro del grupo GELE (grupo de estudio en lectura y escritura) de la Universidad Tecnológica de Pereira.

The bell tower and the sanctuary of the Fatima church

The bell tower and the sanctuary of the Fatima church

The bell tower and the sanctuary of the Fatima church are indestructible in front of the University of Law of Ho Chi Minh City

Those who have passed by Ho Chi Minh City University of Law 123 National Highway 13, Hiep Binh Chanh Ward, Thu Duc District, HCMC. (This place is only a kilometer from our community of St. Joseph in HCM City, Viet Nam.) all noticed something strange, that is, the bell tower above is the Cross of the old Fatima Church still standing right in front of three school buildings. Behind the bell tower history is a mysterious story that is difficult to explain.

 History of Fatima Church

Fatima Binh Trieu Church is a Catholic church belonging to the Archdiocese of Ho Chi Minh City. This place is known as “Binh Trieu Fatima Pilgrimage Center.”

In May 1962, the Fatima Apostolic International Movement organized the procession of the statue of Our Lady of Fatima to many countries around the world. On the occasion of this statue’s procession through Vietnam, Father Paul Vo Van Bo – head of the procession organizing committee bought a 12.5-acre plot of land near Highway 13 and Binh Trieu station to build a pilgrimage center of Our Lady of Fatima.

 Demolition of Fatima Church to build the University of Law of Ho Chi Minh City

After 1975, the government confiscated the land of Fatima Church to requisition to build a law university. The school destroyed the church here to build the school. However, the bell tower with the Cross above it and the church’s nave cannot be destroyed by any means. The construction board used all means to destroy the bell tower and the church’s sanctuary many times but could not because of the mysterious miracles that caused all equipment and machinery to turn off suddenly. In the end, people had to change the drawing, keeping the 30-meter high bell tower, standing in the center of the schoolyard, and a sealed room in the middle of the lobby that could not be used. This is the sanctuary of the former Fatima Church. The bell tower and the sanctuary are still existing, today.

Trần Văn Lực Sch. P.

VAN LUC TRAN

VAN LUC TRAN

Piarist

Br. Tran Van Luc Sch. P. hails from the Archdiocese of Hanoi, Viet Nam. He is a Marketing graduate, joined the Piarist Fathers in 2014. He took Philosophy units at the Adamson University and Certificate for Practical Social Skills Class at HCMC Youth Employment Service and Vocational Training Center. He is the writer of several books, like, “Hanh Phuc & Khon Ngoan; Tien Van Tam-Nha Giao Duc…” Currently, he is taking Master of Arts in Theological Studies (MATS) – Maryhill School of Theology.

Ha echado todo lo que tenía para vivir

Ha echado todo lo que tenía para vivir

​El Evangelio de la viuda es muy sencillo. No parece complicado de entender en comparación con otras parábolas de Jesús. No des de lo que te sobre, sino de lo que necesitas. No aparentes caridad, sé caritativo. Clarísimo.

Pero quizá no es tan simple. Y requiere de múltiples lecturas. Desde aquí ofrezco una visión distinta, humilde.

La viuda, en el mundo antiguo, era una figura frágil y desprotegida. La viuda del Evangelio no parece tener hijos, como en otros casos relacionados con la vida de Jesús; seguramente estaba sola. Y, además, es pobre. Tan pobre que no pudo ni ofrecer un cuadrante en moneda, sino dos leptones, la acuñación de menor valor. Viuda, sola, pobre … casi invisible.

Y, aun así, Jesús es el único que la ve, contempla la escena y sabe ver su bondad, su virtud, su caridad, su humildad … Y tiene que llamar a sus discípulos, despistados como siempre, para explicarles lo que ha sucedido. ¡Qué paciencia!

Creo que son dos ejemplos en los que mirarnos. Por supuesto, siempre Jesús, que es capaz de ver lo bueno en lo escondido. Cuántas veces hemos menospreciado a esas abuelitas que echan unos centimitos de euro al pasar el cepillo durante la Misa. No. No pensemos mal. Jesús así nos lo enseña. No seamos jueces.

Y la viuda. La creo sabedora de que su vida está ya de caída. De un final más cercano cada vez. Pero está llena de fe y esperanza, porque sabe que su siguiente vida, la vida eterna, está garantizada. Creo que no entrega sus moneditas para ganarse ese cielo. Es al revés, las ofrece, porque cree en la vida junto a Dios; se sabe acreedora de esa buena noticia, de que compartirá la vida eterna con el Señor. Por eso sabe que ni siquiera necesita esas monedas. Sólo la fe en Dios le es suficiente. Ella no entrega las monedas, se entrega ella a Dios.

En definitiva, el Evangelio de la viuda quizá no es tan sencillo de leer, de entender y, menos aún, de llevarlo a la práctica. Pero intentémoslo. Amen.

Domingo 07 de Noviembre de 2021 | 32º domingo de tiempo ordinario

Marcos 12, 38-44: Esa pobre viuda ha echado más que nadie.

​En aquel tiempo, entre lo que enseñaba Jesús a la gente, dijo:

-«¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigurosa.»

Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad; se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos, les dijo:

-«Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

LUIS SÁNCHEZ GONZÁLEZ

LUIS SÁNCHEZ GONZÁLEZ

Laico

Nacido en La Coruña en 1971. Casado y padre de cuatro hijos. Antiguo alumno del Calasanz de Valencia. Historiador. Colabora en la Orden y en la Provincia Betania.