+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Anunciar el Evangelio

Anunciar el Evangelio

Para el anuncio creíble de la Buena Noticia, de la fe, debo vivir y confesar lo que proclamo. Todas las palabras que no son un ejemplo son mentiras. Si hemos de amar a las personas, a los niños, a quienes anunciamos el Evangelio, hay que amar a los niños. De lo contrario, somos como vallas publicitarias colgadas en algún lugar que hacen poco o nada: por ejemplo, «Jesús te ama». Sí, ¿y qué? No funciona sin una relación viva.

La fe no es un saber sino una relación. Si algo o una persona no significa nada para mí, me deja frío. Lo que me deja frío no me toca. Lo que no me toca, no lo puedo amar. Sin amor, no hay relación.

Así, los niños (adultos) sólo pueden experimentar la fe cuando se les da amor (con este amor originado en Dios, el abuso del niño es imposible).

«Amad a vuestros enemigos…, bendecid a los que os maldicen, rezad por los que os maltratan» – esto no tiene nada que ver con un mandamiento, ni siquiera con la caridad. Porque quien dice tales palabras ha experimentado la unidad con todos los seres, con todos los hombres.

Sabe que lo que hago a otro, me lo hago a mí mismo. Da su camisa, su abrigo, él mismo en el otro, en el vecino. Con este conocimiento, Jesús abraza también al adversario, al criminal, al canalla. Esto es cualquier cosa menos piedad sentimental, es el amor que proviene de la experiencia de la unidad, de la experiencia de que el otro no existe fuera de mí.

Hoy sabemos que la conciencia genera una energía que tiene un efecto en la materia. Las emociones y los pensamientos pueden materializarse. El odio y la agresión pueden enfermar a las personas y al medio ambiente. Los buenos deseos, el amor, la benevolencia crean campos, generan fuerzas ordenadoras, sanadoras.

La oración es eficaz. No porque haya uno entronizado en algún lugar allá arriba que me dé algo porque recé 3 Padres Nuestros, sino porque éste ha puesto todo en una ley natural en un nivel superior, que se llama amor. Dios mismo con su benevolencia está allí. El amor está ahí.

¡»AMOR» es el nombre más hermoso para Dios!

Así que los niños necesitan personas (padres…) que les quieran. Para la transmisión de la fe, necesitan cristianos que estén alegres en su fe y que puedan transmitir su alegría. Necesitan una educación religiosa que, partiendo de las realidades cotidianas de la vida, lleve a los niños a experimentar el cristianismo como algo digno de ser vivido, significativo y bello. ¡Y necesitan nuestro acompañamiento también y nuestra oración!

Un ejemplo de la vida cotidiana: la mesa alrededor de la cual se reúne la familia para comer juntos. Esta mesa se convierte en el signo de la comunidad (también de la comunión). Durante el día, todos los miembros de la familia están ocupados con sus obligaciones y tareas diarias. La comida común les une y provoca en ellos un sentimiento de pertenencia. Comer juntos en familia es un acto de amor fundamental, pero tristemente demasiado poco tomado en serio (también comemos el amor que la madre ha invertido en la cocina). Cuando una familia no come junta, se desmorona.

A partir de esta experiencia, podemos llamar la atención de los niños sobre la gran familia de Dios, la Iglesia, que durante la semana está comprometida en todas partes y allí donde cada uno se encuentra por sus compromisos: el mundo del trabajo, la escuela, etc. El domingo, sin embargo, Jesús pone su mesa para nosotros y nos invita a una comida (pan y vino, cuerpo entregado por nosotros – y sangre derramada por nosotros…). Esta comida, la Santa Misa, nos une a Jesús y a los demás, la gran familia mundial de Dios.

P. Pius Platz Sch. P.

PIUS PLATZ CAROL

PIUS PLATZ CAROL

Escolapio

Sacerdote escolapio. Nacido en Barcelona en el año 1935. Inició su vida religiosa en 1959 en la ciudad de Viena, Austria. Estudió la filosofía en la Universidad de Viena y la teología en la Universidad Gregoriana de Roma. Se ha desempeñado como maestro de religión, vicario parroquial, párroco, rector tanto en la iglesia de María Treu como en la de Santa Tecla. Ha creado cursillos de meditación para niños, para padres de familia, preparación para los sacramentos, entre otros.
‘Lord, give me the grace to change myself’

‘Lord, give me the grace to change myself’

There is a wise person of prayer who once wrote these words: “When I was young, I was a revolutionary. My prayer to God was: ‘Lord, give me the energy to change the world.’ As I approached middle age and realized that my life was half-gone without my changing a single soul, I changed my prayer to: ‘Lord, give me the grace to change all those who come into contact with me. Just my family and friends, and I shall be satisfied.’ Now that I am old and my days are numbered, I have begun to see how foolish I have been. My one prayer now is: ‘Lord, give me the grace to change myself.’ If I had prayed for this from the start, I would not have wasted my life.” Wise words! They point to the simple truth that no one of us can change another person. The only person we can change is ourselves. When we learn that lesson well, we begin to realize that pointing fingers at the behaviour of others is an exercise in futility because it prevents us from pointing our fingers at the one person that we have a right to criticize — ourselves. We love to point fingers at each other and notice what everyone else is doing wrong. We are pretty Olympic at it ourselves. We nit-pick everyone else’s behaviour to death. And don’t we love to boast when we are proven right, and they are proven wrong? The Pharisees and the scribes in today’s Gospel are doing just that — they are nit-picking the disciples’ actions. They are finding fault with what they do.

In the Gospel, Jesus describes true religion as serving God and all His children with a pure and holy heart. The Gospel explains the encounter of Jesus with the Sanhedrin observers and the Pharisees who had been sent to assess Jesus’ unique teachings. These experts had found Jesus’ teachings an open violation of the “Traditions of the Elders,” or against the Jewish Law, and judged Jesus’ implied and spoken claims blasphemous. They also noticed that His disciples leave out the required ritual washing before meals. In the fifth century BC, the scribes started adding oral traditions as interpretations and practical applications of the Mosaic Law. The Pharisees observed them and insisted that all the Jews should do so. The primary reason was to sanctify the daily lives of the people, making them “holy as God is holy” (“You are a priestly kingdom, a holy nation,” we read it in Ex 19:6), and different in lifestyle from their pagan neighbours.

However, Jesus uses the occasion as a teachable moment, and he speaks very directly and very vigorously. He doesn’t pull any punch. He calls them Hypocrites, powerful language coming from Jesus. And He not only does he calls the Pharisees hypocrites, but He gives concrete examples of their hypocrisy. Jesus says you have put aside the commandment of God to cling to human traditions. In other words, your philosophy is to obedience to man rather than obedience to God first. Jesus gives them the following lessons:

  1. External piety without internal holiness is hypocrisy.
  2. The doctrines teach human regulations and don’t teach human doctrines as dogmas of Faith.
  3. Sincerity of heart, purity, and holiness are more important than mere external ritual observances.
  4. The observance of traditions and washing rituals does not correct the internal motivations and inclinations that defile people.

Let us ask ourselves, how often has Jesus referred to us as hypocrites and white-washed sepulchres? We may pretend to be doing God’s will in our lives, but we are not doing our own will in our lives. We rattle through our Father, and we say Your will be done on earth as it is in heaven. We say those words, but we don’t really mean them, and we certainly don’t live them. We are living human traditions, human rules, and regulations, but not God’s. So let us pray that our rituals, prayers, sacraments, and religious practices help us practice this true religion in our daily lives.

Fr. Rayison Pallichamkudiyil Jose Sch. P.

Sunday, August 29, 2021 | 22nd Sunday in Ordinary Time

Mark 7:1-8. 14-15. 21-23: You set aside the commandment of God to hold to the tradition of men.

When the Pharisees with some scribes who had come from Jerusalem gathered around Jesus, they observed that some of his disciples ate their meals with unclean, that is, unwashed, hands.—For the Pharisees and, in fact, all Jews, do not eat without carefully washing their hands, keeping the tradition of the elders. And on coming from the marketplace they do not eat without purifying themselves. And there are many other things that they have traditionally observed, the purification of cups and jugs and kettles and beds. — So the Pharisees and scribes questioned him, “Why do your disciples not follow the tradition of the elders but instead eat a meal with unclean hands?” He responded, “Well did Isaiah prophesy about you hypocrites, as it is written:

This people honors me with their lips,

but their hearts are far from me;

in vain do they worship me,

teaching as doctrines human precepts.

You disregard God’s commandment but cling to human tradition.”

He summoned the crowd again and said to them, “Hear me, all of you, and understand. Nothing that enters one from outside can defile that person; but the things that come out from within are what defile.“ From within people, from their hearts, come evil thoughts, unchastity, theft, murder, adultery, greed, malice, deceit, licentiousness, envy, blasphemy, arrogance, folly. All these evils come from within and they defile.”

RAYISON PALLICHAMKUDIYIL JOSE

RAYISON PALLICHAMKUDIYIL JOSE

Piarist

Was born in India. He is a Formator and worked as an Associate Pastor at St. Jerome Catholic Church, Phoenix, United States. At present, he is the Rector and Formator of Aspirants in Calasanz Bhavan, Aroor, India.

Las palabras

Las palabras

Muchas veces no nos damos cuenta de cómo dañamos a las personas. Y es que hay tantas formas, que uno debe tener cuidado cuando interactúa con el otro, con nuestro hermano. Mucha razón tiene Benito Taibo en su libro Persona normal cuando dice: “La gente tiene muchísimo más miedo a las palabras que a los cañones. Las palabras han hecho revoluciones, puentes, caminos. Han logrado que la gente se enamore o se odie para siempre. Hay palabras grandes como monocotiledónea o gastroenterólogo y pequeñitas pero poderosas como paz. Importantes como Justicia, imprescindibles como vida, valiosas como sueño, muy poco significativas como dinero… Lo importante es cómo se usan y qué se quiere decir cuando se usan”. En este apartado se verá desde la perspectiva de algo esencial en la comunicación.

Ciertamente, las palabras pueden ser pétalos de rosas que al expresarlas acaricien la mejilla del otro, alegrándole el día, el mes, el año, incluso la vida, pero también pueden ser como una daga filosa que penetre hasta el corazón y lo haga desangrarse y, por ende, destruir a las personas. Jesús mismo uso palabras para enseñar a sus discípulos, cuando comía con ellos les enseñaba. Y es que pareciera que hasta en los momentos más sencillos, las palabras correctas pueden construir el Reino de una manera impresionante. Siempre una palabra precisa en el momento preciso hará que alguien te lo agradezca toda la vida.

Con las palabras se puede ofender a Dios de varias maneras; mintiendo, levantando falsos o difamando o murmurando contra mi hermano. La afirmación o murmuración debe evitarse. Además, las palabras, dependiendo del tono y la intención, cobran significados distintos. Si se dicen con mala fe, intentando herir, incluso las palabras aparentemente más sencillas pueden volverse horrorosas. Pero en el fondo no son más que palabras.

Por lo tanto, desde nuestra realidad escolapia (colegio, parroquia, centros sociales, Movimiento Calasanz, nuestra comunidad y familia) seamos de Dios construyendo el Reino de Dios con nuestra prédica. Como dice correcta y acertadamente San Oscar Arnulfo Romero en una de sus homilías: “La palabra es la fuerza. La palabra cuando no es mentira lleva la fuerza de la verdad. Por eso hay tantas palabras que no tienen fuerza ya en nuestra patria, porque son palabras que han perdido su razón de ser”. Que el Señor siempre nos lleve de su mano misericordiosa.​

José Emmanuel Campa Gándara Sch.P.

 

EMMANUEL CAMPA GÁNDARA

EMMANUEL CAMPA GÁNDARA

Escolapio

Nacido en Celaya, Guanajuato. Religioso escolapio de la Provincia de México desde 2015. Actualmente estudiante de licenciatura en teología, así mismo de licenciatura en educación media superior intercultural con especialidad en español y literatura. Apasionado de la música. Ha coordinado grupos juveniles y Canta Calasanz en la misma provincia.

¿Conocemos realmente a Jesús?

¿Conocemos realmente a Jesús?

Todos hemos experimentado en algún momento que nuestras vidas se caen a pedazos, que nuestro esfuerzo se pierde: la muerte de algún ser querido, el fracaso de algún proyecto, una ruptura relacional, la pérdida de un examen importante, o una catástrofe provocada por un desastre natural, una enfermedad; o simplemente la pérdida del sabor de la vida.

En el Evangelio de este día nos relata algo similar que le pasó a Jesús. Su predicación del Reino y la referencia a que Él es el verdadero pan del cielo y la Palabra de vida, se vuelven intolerables para algunos de sus seguidores, que simplemente optan por dejarlo.

La actitud de Jesús es ejemplar: no se inmuta, porque sabe que el Reino va mucho más allá de estadísticas de éxito o fracaso, Jesús sabe que el Padre está con Él y eso basta. Entonces pregunta a los doce más íntimos si ellos también desean dejarlo. Porque algo que es propio del Reino de Dios es la libertad, pero también la radicalidad, Cristo no se retracta o matiza sus palabras. La propuesta está clara y quien desee irse puede hacerlo.

Pero Pedro ha convivido con Jesús y ha visto mucho más allá, responde diferente al resto de los seguidores. Para él, el maestro es una persona, alguien con quien ha entrado en contacto y le ha cambiado, es más, le ha dado vida y una vida eterna.

La pregunta entonces para nuestra actualidad es esta: ¿conocemos realmente a Jesús? Porque quedarnos con Él implica haber descubierto la mejor parte y la plenitud que nos da, irnos, abandonarlo es señal clarísima de un contacto superficial con Él, quizá un conocimiento de oídas, por terceros, y por prejuicios.

Si Jesús nos resulta de lenguaje duro, insoportable hasta el escándalo, quizá debemos revisar la forma en que nos estamos relacionando con Él, pues las mismas palabras que espantaron a unos, son para los discípulos las únicas en las que se encuentra la vida, las que los hacen permanecer.

Luis Demetrio Castillo Padilla Sch. P.

Domingo 22 de agosto de 2021 | 21º domingo de tiempo ordinario

Juan 6, 60-69: ¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna.

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: «¿Esto os hace vacilar?, ¿y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen. «Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo: «Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.» Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?» Simón Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.»

LUIS DEMETRIO CASTILLO PADILLA

LUIS DEMETRIO CASTILLO PADILLA

Escolapio

Nací en San José, Costa Rica y crecí en una zona montañosa del país. Actualmente estoy en Caracas donde vivo la misión escolapia y estudio teología.

La consciencia de ser hijos de Calasanz que camina y evangeliza educando: una clave para crecer en unas Escuelas Pías interculturales

La consciencia de ser hijos de Calasanz que camina y evangeliza educando: una clave para crecer en unas Escuelas Pías interculturales

Me pongo a escribir esta pequeña reflexión después de haber participado en el 2º encuentro de juniores de la Orden organizado por la Congregación General sobre “la inculturación, interculturalidad y misión”. Ha sido realmente un encuentro bello, iluminador y enriquecedor donde he tenido la oportunidad de escuchar al Cardenal Tagle y de compartir las inquietudes y reflexiones con los escolapios jóvenes de otras demarcaciones.

La interculturalidad es una realidad sobre la que hoy la Orden está reflexionando y trabajando mucho. Porque quiera o no, cada vez es más habitual, no solo a nivel eclesial, sino también a nivel escolapio. He experimentado en primera persona esta realidad a lo largo de mi formación, pero no me voy a extender en ello. Para todos los que estamos en esta pequeña barca de las Escuelas Pías (religiosos y laicos), es sin duda hoy un gran reto y desafío, promover y crecer en este nuevo paradigma e integrarlo a la luz del evangelio para que sean verdaderamente unas Escuelas Pías interculturales profundas, plenas y de signo profético.

El Papa Francisco en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, habla de la Iglesia como un único pueblo de Dios que evangeliza y que tiene muchos rostros. Porque “se encarna en los pueblos de la tierra, cada uno de los cuales tiene su propia cultura” EG 115-118. Aquí entiende las diferencias culturales como un modo de vida que se da cita en el pueblo de Dios y la Iglesia, como un pueblo con distintos rostros donde nadie puede presumir orgullosamente. Afirman algunos estudiosos que esta autocomprensión eclesial es necesaria para caminar hacia una catolicidad más inculturada e intercultural.

Veo muy iluminador esta visión aplicando a nuestro ámbito escolapio desde la consciencia de que todos somos hijos de Dios -porqué no- hijos de Calasanz que caminamos y evangelizamos educando. Igual que la Iglesia, las Escuelas Pías están conformadas por personas de distintos rostros, costumbres y culturas. Pero todos seguimos a Cristo al único estilo de nuestro Santo Padre y cada uno aporta y construye esta formidable obra desde sus dones y talentos.

Partiendo de esta consciencia de ser hijos de Calasanz convocados por Dios a vivir fraternalmente y compartiendo un mismo sueño, nos situamos en una realidad mucho más profunda que va más allá de cualquier diferencia cultural. Pues, todos somos hermanos en Cristo y en Calasanz. 

Julião de Oliveira Sch. P.

JULIAO OLIVEIRA DA SILVA

JULIAO OLIVEIRA DA SILVA

Escolapio

Junior escolapio de Timor Leste. Está en el Juniorato de Aluche, de la Provincia Betania. Actualmente colabora con el Movimiento Calasanz en el Colegio de Aluche y en el equipo Provincial de Pastoral Vocacional. Estudia Teología en la Universidad Pontificia Comillas Madrid.