+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
La atención pastoral de los niños

La atención pastoral de los niños

Para José de Calasanz, la atención pastoral de los maestros-sacerdotes a los niños, aunque ciertamente diferente a la de hoy, era una tarea indispensable. A los niños no se les permitió volver a la calle. La escuela y la catequesis los domingos era obligatoria todo el año. Todos los Escolapios fueron asignados de tal manera que sin interrupción pudieran estar con los niños. Sólo entonces se podía pensar en las vacaciones. El escolapio era, pues, profesor en la escuela y pastor fuera de ella. Esto sigue siendo nuestra misión y tarea hoy en día.

Para la transmisión de la fe a los niños, los padres, la escuela (y la parroquia) deben trabajar juntos, si se quiere dar un ejemplo de fe cristiana y hacerles experimentar la Iglesia de forma concreta.

Cada vez hay más padres que no educan a sus hijos religiosamente. Han dejado la instrucción religiosa a la «iglesia» (nosotros, profesores de religión; catequistas,…). Cada vez hay mas padres que son puramente materialistas, que crían a sus hijos sólo con mentalidad materialista. Esto significa indiferencia religiosa e incapacidad para un humanismo constructivo y falta de fe viva (pensemos en lo que se pierde ahí).

Jesús eligió a sus discípulos para enviarlos al mundo. Pero primero tenía que instruirlos, enseñarles. Dos discípulos de Juan el Bautista siguieron a Jesús. Le preguntaron. Maestro, ¿dónde vives? Jesús les dijo: venid y veréis. Entonces vinieron con él y vieron dónde vivía, y se quedaron con Él aquel día (Juan 1:35-51). Permanecer con Jesús es un requisito indispensable para el anuncio de la palabra. Estar con Jesús significa, en primer lugar, escucharle, aprender de él, entusiasmarse con Jesús.

Por lo tanto: aún más importante que decir algo (hablar) sobre Dios, (Jesús), es escuchar a Dios y hablar con Él. Rezar en el Padrenuestro: “Santificado sea tu nombre” es pedir a Dios que santifique su nombre mostrándose como Dios salvador, liberador, amoroso y perdonador en mi vida (en la vida de los demás, en la historia).

De esto se deduce que la primera tarea en la predicación, en el ministerio pastoral, es la ORACIÓN: en silencio, escuchando lo que Dios nos dice y desea: “habla, Señor, tu siervo escucha” (1 Sam 3,1-10).

Aquí no hay lugar para medias verdades teológicas ni para experimentos de fe. Todos somos mensajeros de Dios y no podemos proclamar lo que queremos.

P. Pius Platz Sch. P.

PIUS PLATZ CAROL

PIUS PLATZ CAROL

Escolapio

Sacerdote escolapio. Nacido en Barcelona en el año 1935. Inició su vida religiosa en 1959 en la ciudad de Viena, Austria. Estudió la filosofía en la Universidad de Viena y la teología en la Universidad Gregoriana de Roma. Se ha desempeñado como maestro de religión, vicario parroquial, párroco, rector tanto en la iglesia de María Treu como en la de Santa Tecla. Ha creado cursillos de meditación para niños, para padres de familia, preparación para los sacramentos, entre otros.