+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
« Heureux ceux qui croient sans avoir vu », une nouvelle Béatitude du Ressuscité.

« Heureux ceux qui croient sans avoir vu », une nouvelle Béatitude du Ressuscité.

L’Évangile de ce dimanche relate deux scènes d’apparition du Ressuscité à ses disciples. Ces derniers sont enfermés dans leurs peurs, encore bouleversés par les évènements de la Passion et ceux autour du tombeau vide. Le Seigneur apparait donc pour apaiser la tempête de leurs âmes en leur offrant, comme à toute l’Église, trois dons : le don de la Paix, le don de l’Esprit Saint et le don de la Miséricorde. Ces dons, qui découlent tous du cœur aimant du Dieu Trine, sont liés. En effet, le don de l’Esprit Saint qui suit celui de la paix accompagne l’institution du sacrement de la miséricorde divine (la Confession). « La paix soit avec vous », dit le Ressuscité à trois reprises. Le Christ ressuscité nous offre donc en premier ce qui dissipe nos peurs et nos doutes, à savoir, la paix ! La paix dont parle l’évangile de saint Jean n’est pas un simple souhait, mais un véritable don, comme un héritage que le Maitre laisse à l’Église (peuple de Dieu). Celle-ci a donc pour mission de continuer d’être, par-dessus tout, le sacrement de la paix dans un monde actuellement en proie aux violences, aux crises, aux guerres et aux calamités de toutes sortes. Car, le premier don qu’elle reçoit du Christ-Ressuscité est la paix. En outre, en tant que communauté de foi unie au Christ ressuscité, elle a aussi pour mission de continuer d’être en ce monde, le sacrement de la miséricorde divine (dont les plaies sont les traces sur le corps glorieux du Ressuscité), par la force que donne l’Esprit Saint. Toutefois, il faut souligner que l’abandon dans la foi est la condition de réception de ces dons divins (Paix, Esprit saint et Miséricorde); d’où l’épisode de Thomas.

En effet, l’incrédulité de Thomas nous a valu une nouvelle Béatitude : « Heureux ceux qui croient sans avoir vu. » Ces mots du Ressuscité sont adressés à tous ceux qui reconnaissent et confessent le Christ ressuscité. Par cette nouvelle Béatitude, le Christ vole au secours de l’incrédulité de chacun de nous ses disciples. Elle loue tous ceux qui avec les ‘yeux’ de l’esprit s’ouvriront au Ressuscité pour obtenir, à travers la confession sacramentelle, la paix que donne l’Esprit.

 P. Adalbert Fouda Sch. P.

Dimanche 11 Avril 2021 | 2e Dimanche de Temps de Pâques

Jn 20,19-31: Parce que tu m’as vu, Thomas, tu as cru, dit le Seigneur. Heureux ceux qui croient sans voir.

Ce même soir, le premier jour de la semaine, les disciples avaient verrouillé les portes du lieu où ils étaient, car ils avaient peur des Juifs. Jésus vint, et il était là au milieu d’eux. Il leur dit: «La paix soit avec vous!». Après cette parole, il leur montra ses mains et son côté. Les disciples furent remplis de joie en voyant le Seigneur. Jésus leur dit de nouveau: «La paix soit avec vous! De même que le Père m’a envoyé, moi aussi, je vous envoie». Ayant ainsi parlé, il répandit sur eux son souffle et il leur dit: «Recevez l’Esprit Saint. Tout homme à qui vous remettrez ses péchés, ils lui seront remis; tout homme à qui vous maintiendrez ses péchés, ils lui seront maintenus».

Or, l’un des Douze, Thomas (dont le nom signifie: Jumeau) n’était pas avec eux quand Jésus était venu. Les autres disciples lui disaient: «Nous avons vu le Seigneur!». Mais il leur déclara: «Si je ne vois pas dans ses mains la marque des clous, si je ne mets pas mon doigt à l’endroit des clous, si je ne mets pas la main dans son côté, non, je ne croirai pas!».

Huit jours plus tard, les disciples se trouvaient de nouveau dans la maison, et Thomas était avec eux. Jésus vient, alors que les portes étaient verrouillées, et il était là au milieu d’eux. Il dit: «La paix soit avec vous!». Puis il dit à Thomas: «Avance ton doigt ici, et vois mes mains; avance ta main, et mets-la dans mon côté: cesse d’être incrédule, sois croyant». Thomas lui dit alors: «Mon Seigneur et mon Dieu!». Jésus lui dit: «Parce que tu m’as vu, tu crois. Heureux ceux qui croient sans avoir vu».

Il y a encore beaucoup d’autres signes que Jésus a faits en présence des disciples et qui ne sont pas mis par écrit dans ce livre. Mais ceux-là y ont été mis afin que vous croyiez que Jésus est le Messie, le Fils de Dieu, et afin que, par votre foi, vous ayez la vie en son nom.

ADALBERT FOUDA

ADALBERT FOUDA

Piariste

Né à Yaoundé. Religieux et prêtre piariste. Exerce actuellement son ministère à Libreville comme enseignant de mathématiques et religion au Collège Calasanz; et vicaire de la Paroisse. L’enfant c’est ma passion!  

This is us, la complejidad de lo sencillo

This is us, la complejidad de lo sencillo

En el universo tan variado de ese nuevo género cinematográfico en el que se han convertido las series de televisión, This is us es el ejemplo elocuente de la sencillez cautivadora. Apenas hay secuencias de acción, mundos imaginarios o visiones apocalípticas de un futuro incierto… así que This is us pudiera entrar para quien esto lee en ese grupo variopinto de series insulsas, dedicadas a destripar sin apuros el día a día de la típica-familia-de-clase-media-americana. Y sí, también es eso… pero no solo…

This is us es también un canto al amor, una oda a la familia y cuyo valor no es únicamente dejarte un buen sabor de boca al acabar el episodio, sino algo más… This is us es la serie de televisión que siempre querrías tener a tu lado, aquella que verías por segunda o tercera vez… una serie de televisión que no deja indiferente y cuyo visionado te hace, de alguna forma, mejor persona.

No niego cierta coincidencia en los ritmos vitales de los protagonistas, para los que aún llegamos al final de Thirtysomething o vivimos nuestra adolescencia acompañados de la pandilla de Dawson’s Creek. This is us no solo eleva la sencillez a un grado superior (es una sencillez disfrazada, de las buenas, de las que nacen de la complejidad de la vida), sino que además tiene la desfachatez de mostrar unos personajes para quienes su felicidad reside en hacer felices a los que tienen a su alrededor. Así de simple y así de complicado. También el score de Sidartha Kosla ayuda a introducirse en los entresijos emocionales de la familia Pearson, con composiciones que rozan el minimalismo ambiental. Toda sencillez, ayuda.

Así que, lo que podría ser una serie ñoña de más, se convierte en una serie cautivadora, un caleidoscopio familiar aderezado de saltos en el tiempo, giros de guion e historias trabadas que nos permiten ir descubriendo, capítulo a capítulo, los vericuetos emocionales, los sueños y frustraciones más recónditas no solo de los protagonistas de la ficción, sino también de uno mismo. La serie es, en definitiva, un viaje al corazón de cada protagonista que conduce al espectador a esos lugares comunes, incómodos en ocasiones, donde residen los anhelos compartidos.

José Montalvá

PEPE MONTALVÁ BENEYTO

PEPE MONTALVÁ BENEYTO

Laico

Fotógrafo fustrado, tipógrafo mediocre, diseñador de tres al cuarto. En labores comunicativas escolapias. Casado, padre de tres hijos. Pertenece a la Fraternidad Escolapia de Betania.

Reencuentros

Reencuentros

En este último año y medio la realidad se ha empeñado en adiestrarnos en el difícil arte de recomenzar. A veces se ha topado con nuestra resistencia y otras tantas con nuestra incapacidad para conocer de modo nuevo lo que estábamos acostumbrados a ver-escuchar-tratar a diario.

La semana de Pascua que iniciamos sugiere una suerte de “Manual de instrucciones” que apunta caminos de re-inicio de nuestras rutinas habituales,

  • …invitándonos a transitar del miedo a la alegría, sobrecogidos por la calidez de una presencia que nos sale al paso en los recorridos cotidianos y nos saluda con la buena noticia de la paz.
  • Citándose con nosotros en las primeras horas de cada día, cuando entre el sueño y el escalofrío de lo que traerá la nueva jornada otros se interesan por cómo nos va y nos devuelven un destello que sabe a identidad recobrada y a misión recibida a favor de muchos.
  • Demostrándose capaz de conjurar las ilusiones estériles del “nosotros esperábamos…” para ponernos de nuevo en camino con el corazón caldeado y los ojos prendidos en la belleza de Quien es capaz de hacer nuevas todas las cosas, incluso aquellas que a primera vista parecen tener un arreglo difícil.
  • Con el sabor intenso del pan partido y las brasas que esperan el fruto de una pesca abundante y asombrosa, dándonos la oportunidad de pasar un tiempo juntos. Corresponder a su gesto comienza a restañar las heridas del adentro causadas por la precipitación desmedida, disuelta en un “te quiero” que suena más a continuará que a happy end.
  • Con las notas alegres del reencuentro, posible a pesar de las puertas y los cerrojos, que abre a un presente distinto y a un futuro mejor.

Los coprotagonistas de los relatos de la Pascua se convierten en compañeros imprescindibles de camino cuando reemprendemos la tarea habitual modulando de modos diversos el mensaje del Resucitado que se empeña en mostrarnos de nuevo cómo la V/vida puede más.

P. Ángel Ayala Guijarro Sch. P.

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

ÁNGEL AYALA GUIJARRO

Escolapio

Licenciado en Filosofía y Teología por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), actualmente se encuentra en Roma, finalizando su Tesis Doctoral.

La Resurrección: huellas para ver y creer

La Resurrección: huellas para ver y creer

El sepulcro vacío ha sido un asunto de frecuente diálogo e investigación, muchos se han interesado en analizar el aspecto verídico. La cristología lo considera como el punto de partida histórico para hablar de la resurrección del Señor. Hoy nosotros podremos quedarnos en una postura histórica, basados en datos, en el acontecimiento como tal; o también podremos apoyarnos en la experiencia de la Resurrección como realidad que acontece en nuestros días, como experiencia que hoy celebramos y que nos toca profundamente el corazón.

El evangelio que acompaña la liturgia del primer domingo de Pascua contiene un dinamismo profundo y significativo. Es un ir y venir, está basado en distintos estratos de la mirada: el observar, el mirar, el ver y el contemplar.

María Magdalena, la mujer que va al sepulcro, quizás a llorar la muerte de su Señor, observa, tal vez desde la lejanía, que la piedra ha sido removida, que algo ha sucedido. Su afán la lleva a salir corriendo para contar la noticia; no sabe lo que ha sucedido.

El otro discípulo, el amado, el amigo de Jesús, corre de manera intempestiva. Cuando llega, lo primero que hace es mirar, para ratificar lo que María Magdalena había notado. Espera a que llegue Pedro, a lo mejor para dar juntos el testimonio, o tal vez respetando la primacía petrina; y cuando entra, acontece el centro del evangelio: “Vio y creyó”. Da un salto del mirar, y ahora ve, un ver que lo lleva a recordar (a volver a pasar por el corazón) la Escritura.

Por su parte Pedro, tan solo necesita llegar para contemplar, al principio se asombra, pero su contemplación lo lleva a reconocer el acontecimiento de la Resurrección y llevarlo al corazón, guardarlo como un tesoro.

Así pues, si bien el sepulcro vacío, los lienzos en el suelo, el sudario en su puesto doblado son signos, que para algunos podrían ser noticia de que el cuerpo no ha sido robado (porque ha quedado lo que lo enrollaba); para otros es el maravilloso inicio de una nueva Vida, una vida que se capta no al instante, sino que se experimenta cuando se deja tiempo para ver y para contemplar.

Celebrar la Resurrección del Señor es darnos el tiempo para reconocer las huellas de Vida, huellas sencillas, nada grandilocuentes (un lugar vacío, unas vendas en el suelo, un sudario doblado), huellas que quizás pasarán inadvertidas para algunos, pero para nosotros, desde nuestra fe, será la posibilidad de reconocer la novedad, pues es la fe la que nos permite descubrir que tras lo sencillo está la Vida. Huellas de entrega, huellas de servicio, huellas de testimonio y coherencia, huellas que permiten “ver y creer”.

P. Daniel Toro Candamil Sch. P.

 

Domingo 04 de Abril de 2021 | Domingo de Pascua

Juan 20,1-9: Él había de resucitar de entre los muertos.

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.» Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

DANIEL TORO CANDAMIL

DANIEL TORO CANDAMIL

Escolapio

Religioso y presbítero escolapio de la Provincia Nazaret. Desempeña su ministerio en el Colegio Calasanz de Pereira, Colombia. Apasionado por el acompañamiento de los niños y jóvenes. Alegre, trabajador y comprometido con los procesos pastorales de la Provincia Nazaret.

No busquéis entre los muertos al que vive. Reflexión ante el anuncio de la Resurrección

No busquéis entre los muertos al que vive. Reflexión ante el anuncio de la Resurrección

La Vigilia pascual es la celebración culmen del año litúrgico. En ella celebramos en clima de escucha, de oración y júbilo el anuncio del acontecimiento por excelencia de la historia de la salvación que es base y contenido central de nuestra fe en Cristo Jesús. Marcos, en el evangelio de la Vigilia, nos ofrece un texto breve, sencillo y al mismo tiempo asombroso en la historia que relata. Protagonistas son las mujeres. Sabemos sus nombres: María Magdalena, María la de Santiago y Salomé. Las tres protagonizan una hermosa historia de amor apasionado hacia la persona de Jesús. Lo vieron morir, ajusticiado vilmente en cruz, el más humillante de los ajusticiamientos de aquellos tiempos; al ser descolgado de la cruz, ungieron con todo cariño su cuerpo destrozado para llevarlo al sepulcro; lo tuvieron que hacer con prisa porque el tiempo urgía terminar antes de iniciar la pascua de los judíos aquel mismo día.  Se apresuraron para honrar debidamente el cuerpo muerto de Jesús y redimir con sus perfumes y caricias aquel cuerpo ultrajado y despreciado a la vista de todos. Su amor era apasionado, valiente y manifiesto sin miedo a posibles burlas o risitas burlonas: pobrecillas aún lo adoran, a pesar de ser un blasfemo malhechor. Este era el lenguaje del odio, de la venganza, del atropello contra Jesús que les incomodaba por sus denuncias a sus vidas hipócritas, hechas de apariencias, pero corruptas por el poder religioso y político que era lo que más les atraía. Lo otro, la religión practicada, era solo un instrumento para conseguirlo aún sometiendo al pueblo sencillo creyente a cargas leguleyas que ellos no cumplían.

El lenguaje de las mujeres era todo lo contrario, no lenguaje de odió, sino lenguaje de amor. Amor que solo el corazón femenino sabe expresar con tanta ternura y dedicación. Lo que Marcos nos cuenta es, pues, una historia de gran amor. No es posible explicar el amor: solo se vive. Lo vivieron aquellas mujeres a cuyo amor Jesús correspondió con reservarles, las primeras, el anuncio jubiloso de su resurrección.  Amor con amor se paga. Amor que además las convirtió en apóstoles y mensajeras del anuncio: id a decir a sus discípulos y a Pedro que Jesús, vivo ya, les adelanta en el camino hacia Galilea, a recomenzar una historia nueva que superará la que allí también comenzó años atrás. Jesús vive para seguir dándonos vida.

P. Jesús María Lecea Sch. P.

Sábado 3 de abril de 2021 | Vigilia Pascual

Marcos 16,1-7: Jesús Nazareno, el crucificado, ha resucitado

Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago, y Salomé compraron aromas para ir a embalsamar a Jesús. Y muy temprano, el primer día de la semana, al salir el sol, fueron al sepulcro. Y se decían unas a otras: «¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?» Al mirar, vieron que la piedra estaba corrida, y eso que era muy grande. Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de blanco. Y se asustaron. Él les dijo: «No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí. Ha resucitado. Mirad el sitio donde lo pusieron. Ahora id a decir a sus discípulos y a Pedro: Él va por delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis, como os dijo.»

JESUS MARIA LECEA

JESUS MARIA LECEA

Escolapio

Entregado a la docencia de la teología y la filosofía en Salamanca, Miami y Madrid. Animador pastoral de niños en la catequesis parroquial y en el Movimiento Junior de Acción Católica. Servicios institucionales a la Orden escolapia y a la vida religiosa de España y Europa. Vive actualmente en Pamplona, Navarra. Su horizonte vital es ser un artesano de la paz de las personas y los pueblos con un corazón apasionado por el mundo, la educación y el Evangelio.