+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
Las Nuevas Narraciones

Las Nuevas Narraciones

Érase una vez… un artículo que surge de dos experiencias y una reflexión.

Como todas las dificultades en la vida, esta pandemia también ha traído un buen saco de oportunidades inesperadas. Una de ellas ha sido tener tiempo para poder ver y comentar series y películas en familia (subrayo en familia).

Hemos cambiado la chimenea y los viejos relatos orales por el mando a distancia y el catálogo de las diferentes plataformas digitales en las que se aglutinan “Las Nuevas Narraciones”.

El mundo ha cambiado y también la manera de narrar historias, pero en absoluto la importancia y vigencia de estas como forma de aprendizaje ético y moral. Hoy las nuevas narraciones las encontramos en un lenguaje audiovisual con forma de películas y de manera especial de series, esas que conquistan el corazón, cerebro y tiempo de nuestros adolescentes y jóvenes.

Hace unos días, en clase de lengua, trabajaba con mis alumnos de primero de Secundaria el género narrativo y les decía que el hombre, desde que es hombre, utiliza las “historias” para contar las cosas verdaderamente importantes de la vida y que las “historias” están en el ADN del ser humano. Repasamos y reflexionamos sobre algunos de los grandes relatos de la humanidad como el Génesis y alguna fábula de Esopo (que destilaba sabiduría práctica para la vida cotidiana). También les comenté que ellos también tendrían que componer la narración de su propia vida. (Ricoeur decía que la narración termina de dar significado a la acción, a los acontecimientos de cada vida.)

Todo esto me lleva a reflexionar y a afirmar que, como educadores escolapios, tenemos la oportunidad de utilizar todas estas “historias” que nos brindan el cine y las series para trabajar el conocimiento y el desarrollo de valores morales, para invitar a nuestros chicos a reflexionar, para ir construyendo su propia ética personal y pensamiento crítico (tan necesario en estos tiempos). Las nuevas narraciones se pueden convertir en un gran laboratorio de experimentos morales. En ellas se nos ofrecen modelos de “vida buena” que podemos decidir o rechazar desde la reflexión y la libertad.

¿Cómo podemos hacer esto? Hace años era más fácil ya que el número de narraciones (películas, series y novelas) eran limitadas y podíamos compartir un “universo simbólico común”. Hoy con la desbordante oferta parece imposible.

Creo que la clave está en “enseñar a leer” estas narraciones, en acompañar a nuestros alumnos en el proceso de aprendizaje donde ellos descubran que la narración no es un mero entretenimiento, sino que tiene capas o niveles de lectura. Se puede aprender mucho de la trama, los personajes, conflictos… Se trataría de ofrecerles un “método” para sacar todo el jugo a esos relatos.

La identidad personal se construye a partir de la capacidad de relatar la propia vida. Decía Hannah Arendt que “todos los pesares pueden ser soportados si los pones en una historia o si cuentas una historia acerca de ellos”. Esto nos abre un nuevo horizonte ya que a través del Acompañamiento Personal o de la Tutoría con los alumnos la narración de sus historias de vida y problemas nos otorga herramientas para ayudar a los chicos a descubrir esa “interna inclinación” de la que nos habla Calasanz. Pero esa es otra historia…

Y colorín colorado…

YAMIN MOYA

YAMIN MOYA

Educador

Sociólogo de formación, profesor en Secundaria y FP Básica del área de Ciencias Sociales y Filosofía del colegio Ntra. Sra. de las Escuelas Pías de Aluche (Madrid). Enamorado de su tarea de “evangelizar educando”. Casado y padre de dos hijos.