+39 06 68 40 741 scolopi@scolopi.net
El Señor abre los oídos a un nuevo mensaje de esperanza

El Señor abre los oídos a un nuevo mensaje de esperanza

El texto evangélico proclamado en este 4° domingo del Tiempo Ordinario describe el inicio de la acción milagrosa y profética de Jesús en Cafarnaún, después de su bautismo en manos de Juan el Bautista y la llamada a sus cuatro primeros discípulos. Concretamente, nos narra la primera predicación en la sinagoga y la admiración que genera entre los presentes; el diálogo con el espíritu inmundo, y la liberación del poseído.

La situación de aquel hombre aprisionado puede ser análoga a la nuestra. En un mundo que muchas veces admira la acción apostólica y social de la Iglesia, habitan demonios que nos alejan del proyecto de Dios para los hombres y mujeres. La presencia de estos seres extraños se normaliza; algunos pueden llegar a considerarlos, incluso, parte de nuestra naturaleza.

Los seres maléficos reconocen el poder y la victoria del Señor, al mismo tiempo que nos envuelven, nos poseen y nos habitan. Ellos nos sumergen en el mundo de la apariencia, del individualismo y de la ausencia de compromiso ante las miserias humanas que cobran fuerza como si fueran fuerzas absolutas e invencibles. La pobreza y la exclusión son los nuevos nombres de las fuerzas demoníacas que nos poseen con intención de eternidad.

La Buena Noticia está en Jesús, quien nos libra de estos y tantos demonios. Su Espíritu, presente en la Iglesia, nos lanza a una auténtica conversión pastoral, que supone el cambio personal y estructural que tanto demanda el Papa Francisco en sus diversos escritos. Esta liberación hace posible una Iglesia sinodal, atenta a los signos de los tiempos, desacralizada y centrada en el Evangelio.

Hoy el Señor calla las voces de los poseídos que silencian el dolor; extirpa la dureza del corazón, y enseña con la autoridad que proviene del Padre. Esta acción nos libera para caminar como discípulos misioneros, establecer relaciones humanizadoras y fraternas y hacernos prójimos.

¿No es esta, tal vez, la voz de Jesús la que resonó en el corazón de Calasanz cuando este decidió crear la Orden? ¿No son las Escuelas Pías el grito de Jesús que calla el mal y libera a los niños y jóvenes de la ignorancia y la impiedad? ¿No es la sentencia del Señor la que con autoridad emerge, genera admiración aún entre quienes viven poseídos, y anuncia un nuevo cielo y una nueva tierra a los más indefensos de la tierra?

Pidamos al Señor ser fieles a su voz, que calla los gritos de guerra que resuena en tantos rincones del mundo, y abre los oídos a un nuevo mensaje de esperanza y de vida. Así sea.

Domingo 31 de enero de 2021 | 4º domingo de tiempo ordinario

Marcos 1,21-28: Enseñaba con autoridad

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.» Jesús le increpó: «Cállate y sal de él.» El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.» Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Willians Costa

Willians Costa

Escolapio

Sacerdote escolapio. Venezolano. Con estudios de Filosofía y Teología en el ITER, y maestrías en Educación en Derechos Humanos, Teología Espiritual (UCAB) y Acompañamiento Espiritual y Discernimiento Vocacional (Comillas). Dedicado en la mayor parte de su ministerio presbiteral al acompañamiento vocacional y la formación inicial.

Is Jesus calling you to be an influencer? Is influencer the new “fishers of men”?

Is Jesus calling you to be an influencer? Is influencer the new “fishers of men”?

My short answer to these questions would be, I have my doubts. A slightly longer answer would be to ask my questioner to take a closer look at the text of Luke’s Gospel and see what Jesus did when he called these fishermen to be “fishers of men”.

Even before looking at the text, however, it is worth noticing that there have never been official “fishers of people” in the Church. Such a designation is and has been totally absent in the community. It never became a title or the name of a group of ministers. It did not survive the immediate period of the first transmission of the Gospel.

Why is that? It is difficult to tell. What we know for sure is that there are, already in the Gospel of Luke, important changes, modifications to earlier versions of the scene. It may well be that already the first Christians, Luke included, had the impression that the imagery of the expression is a bit strange, or even that it expresses something which, on second thoughts, is quite contrary to what is meant to be the mission of the followers of Jesus. For to catch fish amounts to taking them out of the medium where they can live. Whereas preaching the Good News as Jesus does is calling people into the Kingdom, helping them to reach life, transferring them into a lifegiving medium.

It is exactly this aspect which gets emphasis in the modified imagery conveyed by the verb Luke employs. Instead of speaking about “fishers”, as the other synoptics do, he uses the verb “zōgréō” (ζωγρέω). This verb is put together of two words: “zōos”, meaning “alive, living” and “agreúō”, which means “to capture”. Thus, the whole idea suggests something like “to catch alive” or “to catch to life”.

What is important for us to notice here is the fact that the original imagery of fishing people was changed as much as possible to introduce the idea of life, of bringing to life. At the same time, the other component, that is, the movement or the gesture of seizing, of grasping, which indicates external force and constraint, is relegated into the background.

It is equally important to notice that, with this modification, Luke is, in fact, following the direction of the movement that the original imagery implied. Let me explain.

Jesus is calling the disciples to leave behind the activity they got used to and from which they made their living. In short, he calls them to leave behind their identity. And he is doing it in a gentle way, coming as close to them as possible, using an imagery they can immediately understand. Jesus opens for them a new horizon. While in their previous activity it was their own life which was put at the focus, now Jesus invites them to another kind of activity, not focussed on themselves, on their own life, but on others. Jesus invites them to a new “job”, a new identity. That is the thrust of the original image that Jesus uses. He speaks about “people”: it is “human beings” (ἀνθρώπους) that they are invited “to be fishers” of.

Simply, but ingeniously, Luke resumes this movement, the direction implied in the metaphor of “fishers of people”. His innovation – that is, adding that bizarre verb, “zōgréō”, or “catch to life”, that we have already analysed – successfully maintains the metaphorical force of the original imagery and takes away as much as possible of the residue of any implications of an external or violent activity.

It is hard not to see in the effect of this double metaphorical novelty the real message. As our attention is driven away from an activity which is inherently external and aggressive, dealing with objects (“fishing”), we come to discover people in need of life. This is what Jesus is calling the disciples to do. And this is what the Gospel story calls us to do.

Jesus calls us to leave behind any activities and any methods that are appropriate for objects because they serve us and our needs. Activities that follow the logic of production and whose success is expressed in numbers and statistics. Ultimately, Jesus calls us to leave behind any identity – and any activity flowing from such an identity – that is closed because concerned about gaining power over others to establish itself.

Is being an influencer about giving life? Is being an influencer congruent with not using methods that degrade people into objects, methods that are ultimately violent? Is being an influencer not about reaching goals that have to do with gaining power? Is being an influencer about truly wishing that the other grow in freedom? Whatever the answer to these questions, one thing is clear.

We are called to discover people in need of life. And we are called to discover this activity as a new vocation: an activity that gives us a new identity, an activity that gives life to us as well.

You can be a life-giver. Be one. Discover people in need of life.

József Urbán

József Urbán

Piarist

A Hungarian Piarist, he is a teacher of English and Religion. For two terms, he was provincial of the Province in Hungary. At present, he is general assistant of the Order, responsible for Asia and is vice-provincial of the Vice-Province of India.

Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

“Este precioso libro es una síntesis de la obra y el pensamiento de Leonardo Boff…”. Así comienza el prólogo de Michael Löwy a este último libro de Boff. Es una pequeña obra en cuanto al tamaño (menos de doscientas páginas), pero un gran libro por la extensión y la profundidad de los temas abordados. A lo largo de nueve capítulos abarca todos los ámbitos de los que se ocupa la teología: el teólogo, Dios, Jesús, el Espíritu Santo, la Iglesia, la ecoteología de la liberación, la ética y la espiritualidad.  

Para quienes conocen, aunque sea fragmentariamente, la obra de Boff es una magnífica oportunidad para recordar y renovar conceptos ya conocidos, para retornar a alguna de sus obras ya leídas y recordar otros tiempos en los que el futuro se presentaba lleno de posibilidades. Para quienes Boff es un desconocido más allá de algunos tópicos no siempre bienintencionados, la lectura de estas reflexiones que el teólogo brasileño realiza desde una madurez serena les puede abrir un horizonte ilusionante en unos tiempos en los que apenas estamos saliendo del largo otoño eclesial que enfrió las perspectivas abiertas por el Concilio Vaticano II.

El monumental edificio de la teología “oficial” fue derivando históricamente en un complejo sistema doctrinal, magisterial, estructural, organizativo, legal, abarcador de todo lo divino (¿) y lo humano (severo controlador de conciencias). Concebida aquella teología desde un marco espacio temporal muy pequeño no ha conseguido adaptarse a las nuevas perspectivas que iba proporcionando la ciencia, siendo incapaz de “redimensionar” al hombre y a Cristo en la escena de un cosmos inabarcable espacial y temporalmente. Pues bien, en Boff encontramos una teología enmarcada dentro de una amplia y actual visión cosmológica del universo, sensible a la realidad doliente de los pobres y oprimidos y a la no menos realidad doliente de la Madre Tierra. A la clásica teología de la liberación ha integrado la dimensión ecológica.

Y un par de rasgos más a tener en cuenta. Nos encontramos con una teología inseparable de la espiritualidad, una espiritualidad que lleva a la reflexión teológica y una reflexión teológica que deriva inexorablemente en la espiritualidad. Y es, además, una teología comprometida que deriva en una ética del “cuidado” a los demás y a la naturaleza.

¡Qué lástima que un teólogo como Leonardo Boff sea todavía alguien “de fuera”!

José Luis Zanón Catalá

 

 

 

Reflexiones de un viejo teólogo y pensador

Leonardo Boff

Editorial Trotta, 2020

JOSÉ LUIS ZANÓN

JOSÉ LUIS ZANÓN

Escolapio

Nacido en Valencia (1945). Doctor en Psicología. Profesor y Director en varios colegios escolapios. Profesor de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, en la cual es Director del Instituto de Investigación “San José de Calasanz”.

 

“A los pobres siempre los tendrán con ustedes”

“A los pobres siempre los tendrán con ustedes”

Esta afirmación, clave preferencial en el corazón e imperativo misionero de cada escolapio, ha quedado plasmada en tres relatos evangélicos, a saber, Marcos 14, 1-11; Mateo 26, 1-13 y Juan 12: 1-11. Su importancia es obvia para mostrar la centralidad de los pobres en el acto más fino de adoración a Jesús por parte de una mujer, que quiebra un fino vaso de alabastro para ungir al Maestro con su preciado perfume. Así, de una nueva trama para atrapar a Jesús, sus enemigos reciben una fuerte reprimenda que los pone en evidencia. Al igual que siempre, la amenaza de un falso argumento que afirma defender a los pobres, pero termina excluyéndolos, reaparece en esta crisis más fuerte que nunca. Veamos.

La pandemia y sus secuelas socioeconómicas que, sin duda, aún están por verse en su totalidad, terminarán haciendo que gran parte del mundo se estacione en un escalón de crecimiento y desarrollo más bajo que el que tenía. Para muchos esto será una prueba muy dura, pero transitoria, pues sabemos que los procesos económicos suelen reajustarse; pero para otros tantos puede ser una tragedia completa y determinante.  Me refiero a los niños y jóvenes más pobres que son expulsados de manera definitiva del sistema educativo formal. Cada uno tiene una historia de sueños truncados, cuyo drama personal y colectivo solo podrá apreciarse en su entera dimensión, dentro de al menos una década. Todos los organismos especializados lo afirman y lo único que cambia son los porcentajes anunciados de deserción escolar, algunos aterradores, por ejemplo en nuestra América.

Es comprensible que en las presentes condiciones, nuestras instituciones se aboquen a reorganizaciones financieras y de recursos humanos. Pero cuando el P. General nos insiste en que no debemos cerrar ninguna escuela, no lo hace para salvarnos a nosotros mismos o a nuestro “prestigio social y educativo”. Lo hace porque están en juego vidas concretas de niños y jóvenes pobres, para quienes nuestras obras y proyectos son su única alternativa.

Porque esta crisis no debe deshumanizarnos en pragmatismos antievangélicos, es necesario cuidar nuestras decisiones coyunturales para que no pongan en grave riesgo nuestra opción central humana y cristiana de cuidar a los más débiles. A estas alturas debemos salir en búsqueda presurosa de aquellos que están “desapareciendo” de las pantallas, de los seguimientos académicos o de las listas de matrícula al próximo curso. Lo hacemos porque el frasco de alabastro de nuestro perfume, quebrado a los pies de Cristo, es nuestro compromiso por  cuidar a sus pequeños y porque nuestra manera carismática de alabar a Dios pasa por nuestra entrega vocacional a los más pobres. Cualquier proceso de reorganización administrativa y financiera institucional debe garantizar esa centralidad y, por ninguna razón, quebrar nuestra fidelidad de protegerlos a ellos y a nuestros colaboradores en la misión. Es la manera de sostener la esperanza real y de ser coherentes en nuestra aspiración por la reforma de la sociedad.  

 

P. Rodolfo Robert Sch. P.

La Romana, República Dominicana

RODOLFO ROBERT ESQUIVEL

RODOLFO ROBERT ESQUIVEL

Escolapio

Nacido en San José, Costa Rica (1961) es Religioso Escolapio de la Provincia Centroamérica-Caribe. Se ha desempeñado en la Escuela Pía como educador, formador, Superior Mayor y Delegado General para el Ministerio. Actualmente sirve a la misión en La Romana, República Dominicana.

Amor persuasivo

Amor persuasivo

Predicar sobre la conversión puede ser una actuación arriesgada, depende de cómo uno se ponga a ello. Uno no puede dejar de recordar al bueno de Jonás con la encomienda de ir a Nínive para que se convirtieran, bajo amenaza de que la ciudad sería destruida. No parece fácil la tarea del profeta que anuncia el enfado de Dios y sus amenazas. Algún resto de este tipo de profecía le quedaba a Juan Bautista, que mencionaba el hacha puesta en la raíz y cosas así.

Pero Jesús, sin dejar de usar el verbo convertirse, y hacerlo además en imperativo, cambia el tono. Le añade una coletilla que lo cambia todo: creed la buena noticia. Que no te conviertes para mí, expresaba Jesús, sino para que tú recibas una buenísima noticia, que es por ti la cosa, que de ese cambio depende tu vida plena.

Podríamos decir, como reza el título de los ejercicios de Pablo Domínguez, “Convertirse es ser atraído”, seducido a la manera de Oseas, o San Agustín, o tantísimas otras buenas gentes cuyo mérito fue el de dejarse seducir. Así nos lo cuenta Pablo en la introducción a su libro:

“Escuché en un retiro «Convertirse a alguien es ser atraído por él». Yo pensaba que la conversión consistía primariamente en un apartarse de… Sin embargo, cada día me convenzo más de que la conversión tiene que ver, inicial y principalmente, con un dirigirse hacia… por haber sido seducido por… (…) Porque alguien nos atrae, nos convertimos a él, no al revés».

 Un científico ecologista y genetista, Charles Birch, queriendo reconciliar las doctrinas evolucionistas con su fe en un Dios personal, encontró en su maestro Whitehead inspiración. Él lo expresa así:

“…fui capaz de reconocer que el Dios que influye en la vida humana opera del mismo modo en el resto de la creación. (…) El futuro está abierto. Entendí que una de las razones que explican esto es que Dios no es la única causa de todo lo que acontece. Dios ejerce causalidad siempre en relación con seres que tienen su propia medida de autodeterminación. Dios es nuestro compañero en el avance creador hacia la realización de posibilidades aún no realizadas”.

 Y así, el científico se quedó con la definición de Dios como AMOR PERSUASIVO. ¡Qué bien suena lo de que Dios se empeñe en atraernos hacia la realización de todas esas posibilidades aún no realizadas! Quién le iba a decir a Pedro, pescador experimentado, que iba a ser predicador y dedicarse a atraer a otros, por ejemplo.

Por mi parte, cada vez tengo más obsesión por usar en pasiva los verbos para el crecer espiritual hacia esas potencialidades: quizá dejarse hacer sea más difícil que hacer muchas cosas aparentemente santas y buenas, pero más centradas en el ego que en el amor.

Sin embargo, no arriesgaba menos Jesús que Jonás o que Juan el Bautista. Y también a él le quisieron lanzar barranco abajo en su propio pueblo por decir que con él empezaban las buenas noticias. Su campaña de persuasión no era una operación de márketing, un mero dos por uno: había que dejar claro que él, su vida y su propuesta, eran nuestra mejor opción de vida.

Y es que Jesús atraía sólo a quien se dejaba atraer. Quien veía en él a un mero vecino con pretensiones, no sentía atracción que lo moviera de su sitio. Así que la voz pasiva se mezcla con la activa, y algo hay que poner de parte de uno. ¡Al menos no agarrarse demasiado a la silla, para entender que es Jesús y su ser persona lo que me va a venir bien a mí!

P. Juan Carlos de la Riva Sch. P.

 

Domingo 24 de Enero de 2021 | 3º domingo de tiempo ordinario

Marcos 1,14-20: Convertíos y creced en el Evangelio

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

JUAN CARLOS DE LA RIVA

JUAN CARLOS DE LA RIVA

Escolapio

Soy escolapio en Vitoria, colaborando en la pastoral del colegio y de la parroquia, acompañando al Movimiento Calasanz y a las familias que sienten las Escuelas Pías como su referencia de fe y una ayuda para la evangelización de sus hijos e hijas. Coordino la plataforma de la Revista de Pastoral Juvenil, y en la provincia animo tareas de secretaría y comunicación.